La polémica sexista de la mano de Yves Saint Laurent

 1939
Por Marta Moñiz marzo 16, 2017  más artículos

 

Abril de 2016. Yves Saint Laurent tenía nuevo director creativo y nuevo reto: mantener el infranqueable éxito de la firma. El público aprobó el renovador estilo de Anthony Vaccarello, que se exponía desvergonzado y con aires rockeros y ochenteros. Unos meses después, ha salido al mercado la colección primavera-verano con una campaña que ha sido duramente juzgada entre los parisinos por unas imágenes hipersexualizadas en las que las modelos eran retratadas como mujeres objeto y en posición de sumisión.

 

Hace una semana, la Autoridad francesa de Regulación Profesional de la Publicidad (ARPP) pedía a la maison que retirase los polémicos carteles cuanto antes, calificándolos de “degradantes” para la mujer.

El machismo y el sexismo ya ha colmado la paciencia de muchos y, pese a que innumerables reivindicaciones conviven en la sociedad actual, ¿por qué entonces una firma de tal relevancia continúa infravalorando a la mujer? “No creo que sus clientas quieran verse asociadas a estas imágenes”, comentaba al respecto Stéphane Martin, director de ARPP.

 

Paralelamente, la asociación feminista francesa “Osez le feministe” pidió la retirada de las calles parisinas. “Esta publicidad tiene todos los elementos sexistas: hispersexualización, conversión de la mujer en objeto, posición de sumisión. Simbólicamente, es muy violento”, dijo su portavoz, Raphaelle Remy-Leleu. “¿Cómo alguien puede hoy en día pensar que logrará vender con esto? Me pregunto si no es intencionado, con la idea de crear un escándalo para que se hable de la marca”, concluye la portavoz.

 

Que existe una atracción superior por hacer de las mujeres un objeto sexual antes que a los hombres es un hecho. En el 96% de las imágenes en las que un cuerpo se muestra sexualmente objetivado la persona representada es una mujer, algo fácilmente observable.

Yves Saint Laurent ya había sido censurada en otras ocasiones. Hace dos años usaba para un anuncio una modelo extremadamente delgada, lo que nos lleva al reciente protagonismo de Inditex en las redes, que no ha sido precisamente por una prensa estrella, sino por relacionar el eslogan “love your curves” con modelos carentes de cualquier ondulación. El público ha rechazado esta campaña que asocia unas curvas perfectas con la delgadez.

El estampado de lunares engorda. Evita las prendas con rayas horizontales. Los volantes colocados estratégicamente sirven para disimular ciertas zonas. Mujeres del mundo, ¿cuál es el temor a una talla superior a la 42?

Las grandes marcas han empezado a fabricar tallas más grandes, véase la colección Violeta de Mango, y no es que sean ONG, es porque las venden, es porque las mujeres las necesitamos y las utilizamos. Lo que es inalcanzable es la imagen escuálida y enfermiza de los maniquís que invaden los escaparates. Sin embargo, la industria nos induce a que esa mayoría a la que creemos pertenecer, resulta que es una minoría.

 

El fotógrafo gallego Manual Outumuro, con más de dos décadas de profesionalidad en la moda a sus espaldas, admite que una modelo tiene que ser delgada porque el traje sienta mejor, de igual forma que un jugador de basket ha de ser alto y un luchador de sumo, corpulento.

La socióloga de moda Laura Eceiza lo enfatiza: “Para los diseñadores es fácil trabajar con este tipo de cuerpo porque no les obstaculiza, es como una percha” (…) “La esbeltez refleja disciplina, control sobre el cuerpo. Por eso una persona gruesa no está bien vista, porque desvela descontrol”.

El problema surge cuando las clientas de caderas anchas compran por Internet y se ven obligadas a ver cómo queda una falda de volantes sobre una modelo con la talla 34. Y que, aun sumidas en una moda arbitraria donde el mercado se marca por chicas extremadamente delgadas, todas preferiríamos parecernos a la curvilínea Beyoncé (con una talla 40) que a la escuálida Victoria Beckham (talla 34).

 

Las iniciativas públicas para regular este desacertado ideal también se desoyen, provocando que las mujeres sigamos teniendo que elegir, ¿adecuarnos al estándar de belleza o mantener un estado de salud adecuado?

¡Que los profesionales en estilo no se pierdan la tendencia más prometedora del momento! Las modelos que pasean por las calles, las mujeres reales, las de complejos que las hacen perfectas.

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: