ELLAS ganan besos, abrazos y muchos “TE QUIERO” y eso merece ser celebrado cada día del año

 1890
Por Ana Olivo marzo 9, 2017  más artículos

 

Ayer celebrábamos el 8 de marzo, Día de la Mujer, o más bien, Día de las personas que jamás se dan por vencidas. Aunque les duelan los riñones, les palpiten las sienes, estén a treinta y nueve grados de temperatura o un cangrejo esté haciendo de las suyas dentro de su cuerpecito, jamás pierden la sonrisa.

Incluso con un heredero tirando del pantalón, reclamando su atención, otro llorando por quien sabe qué, en una mano el teléfono atendiendo una llamada y en la otra la sartén, aun así, tienen siempre, la sonrisa puesta. Puede que, en alguna ocasión, pierdan los nervios, o les cueste un poquito levantarse, pero aun así siempre consiguen coger impulso. También tienen días malos, esos en los que se escapan unas lagrimillas, ¡porque oye!, las súper heroínas también lloran.

 

Capaces de hacer cincuenta cosas a la vez, tener diez listas simultáneas de tareas pendientes dentro de esa cabecita privilegiada, y no dejar nada sin hacer, es toda una proeza.

Que en algún momento se despistan, es normal, el mundo está lleno de Doris, parece que sufran pérdidas de memoria, pero en realidad no es así, es que es muy difícil estar pendiente de tantas cosas a la vez, la compra, las comidas, las cenas, las montañas de ropa sin planchar, el estrés del trabajo, las llamadas pendientes, las citas médicas, los hijos y todo lo que conllevan, cole, extraescolares, deberes, etc. Las preocupaciones, las responsabilidades y las obligaciones requieren de un gran esfuerzo físico y mental. No todos son capaces de desarrollar toda esa lista, más tener que soportar a un jefe o jefa estúpida, o algún compañero trepa que te hace difíciles los días, la preocupación de llegar a fin de mes, y aun así, no perder la sonrisa. Todo esto tiene muchísimo mérito.

 

Que no jueguen en las Olimpiadas cada cuatro años no significa que no jueguen sus propias olimpiadas. Cada día se entrenan por ser mejores mujeres, mejores madres, tías, abuelas, amigas, en definitiva, mejores personas. La vida, al igual que en las olimpiadas, les pone obstáculos, pero estas siempre los superan, con una sonrisa. No ganan medallas, ni diplomas, ni salen en las noticias, pero ganan algo mucho mejor, ganan besos, abrazos y muchos “TE QUIERO” y eso merece ser celebrado, no cada 8 de marzo, si no cada día del año.

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest