Tú, mi locura

 2257
Por Marta Moñiz marzo 19, 2017  más artículos

 

Aun sin merecerlo muchas veces me convertí en tu primer amor.
 

 

Vorágine que de flores llenó aquel invierno.
Asaltó todos los rincones de la casa el aroma de su primer aliento.
Niña de mis amores, a la ea, ea, ea.
Revoluciona mi vida, me pierde y me deja.
 
Era su risa la maldita condena a mi locura.
Una lagrima por su carita, mis batallas perdidas.
Mi niña se duerme para dejarme pensando en ella. Toda la vida. Todas las noches. Una por una.
Para siempre te regalaré el amor más puro y verdadero.
 No lo olvides, mi niña, cuando otro te diga “te quiero”.
 
Si yo te miro y no quiero ni que te roce el aire.                
Se me parte el alma pensando en que alguien, un padre,
asesina, viola o humilla a su hija, a su hija, a su propia hija.
 
 
Foto de portada: we heart it