El mensaje que todos deberíamos compartir a favor de los niños transgénero

 2265
Por Q marzo 1, 2017  más artículos

 

Estos días, las redes se están llenando de una imagen desagradable que incita claramente al odio. Estos días, a la Asociación Ultracatólica que promociona un mensaje tránsfobo, la publicidad le está saliendo muy barata. Los medios y todos los usuarios que estamos en contra de este abuso, no deberíamos compartir dicha imagen, no deberíamos costearle la Campaña a esta gente que solo demuestra su falta de moral y de sentido común. Es por ello que, desde QFem, al igual que están haciendo ya muchos en la red, apoyamos y reivindicamos la verdadera Campaña que hay detrás de la lamentable respuesta de esta Asociación.

 

Hace poco más de un mes retiraban los carteles publicitarios de esta Campaña cuyo mensaje a favor de la transexualidad es "Hay niñas con pene y niños con vulva. La mayoría sufre cada día porque la sociedad desconoce esta realidad". Surgieron noticias sobre ello, pero muy pocas, ni mucho menos lo que se está moviendo ahora el autobús de las narices. Incluso Facebook censuró la imagen por aparecer en ella un dibujo de cuatro niños y niñas desnudos mostrando sus genitales libremente y felices). Durante seis días, del 10 al 16 de enero, 150 carteles como ese fueron desplegados en algunos autobuses y estaciones de metro de Euskadi y Navarra.

La organización detrás de los carteles es Chrysallis Euskal Herria, que es la sección del País Vasco y Navarra de la Asociación de familias de menores transexuales Chrysallis. De acuerdo con Beatriz Sever, portavoz de la organización, "algunos de los carteles han sufrido alteraciones. Una de las vallas apareció rota; a un cartel le pusieron una cruz y en otro le tacharon el pene y la vulva al dibujo." Al menos, reconoce, han sido solo unos pocos. 

El objetivo de esta Campaña que se dejó olvidada a primeros de febrero y que ahora debe resurgir con mayor fuerza después del último atentado sufrido a la dignidad por parte de la asociación ultracatólia que se lo "deben hacer mirar" es "concienciar a la sociedad sobre la transexualidad infantil y que los niños se sientan representados", en palabras de Beatriz Sever.

 
 

Esta campaña, considerada por algunos como "infame", tuvo que ser retirada porque, según esos algunos, atentaba contra la supuesta moralidad que ellos defienden y, por ello, en menos de 24 horas más de 5.000 ciudadanos apoyaron la petición lanzada por el Centro Jurídico Tomás Moro para pedir a la Fiscalía de Menores del País Vasco que investigara la comisión de un posible delito de corrupción de menores en la campaña. Eso sí es delito y el autobús naranjita no. Así protestamos, así luchamos por nuestros derechos. Además, apuntan que la transexualidad es estadísticamente inexistente. No adjuntamos la fuente, porque no creemos que se merezca ni esa publicidad la página que lo recoge. 

A ver si, de una vez, aprendemos a mandar el mensaje correcto...

 

Otras organizaciones más coherentes como Arcópoli ya han puesto en manos de la justicia esta actuación transfóba. Su portavoz, Rubén López, declaró que "No toda campaña es válida. Toda publicidad tiene sus límites, la dignidad de las personas es el límite". Rita Maestre y otros políticos como Cristina Cifuentes también han demostrado su repulsa a este tipo de actos de incitación al odio. La última noticia es que se ha inmovilizado el susodicho autobús por petición de la Fiscalía.

 

¡Comparte esta imagen, comparte este mensaje! Y recuerda...

 

...¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuentes: bbc.com
               verne.elpais.com
               eldiario.es
Foto de portada: bbc.com