5 consejos para superar entrevistas de trabajo que funcionan

 1939
Por Editorial marzo 25, 2017  más artículos

 

La verdad es que da igual para qué puesto o tipo de trabajo hablemos, las entrevistas de trabajo son imprescindibles para lograr que te contraten. No va a requerir la misma preparación o exigencia, desde luego, en todos los casos. No es lo mismo enfrentarnos a un puesto de perfil técnico o bajo que un Manager o Directivo. En estos últimos, la exigencia es abismal pero, precisamente por ello, estos candidatos son los mejores preparados. Por eso, permítenos que te demos algunos buenos consejos que te ayudarán para toda tu vida profesional.

 

1. Analiza la oferta y la empresa

Y no lo decimos porque sí. Tienes que saber exactamente qué es lo que buscan para podérselo dar. Si es una entrevista publicada, revisa los requisitos y determina si los cumples. Si hay alguno que no cumples, fíjate una respuesta a dar si te preguntan por eso. Y averigua algo de la empresa porque te van a hacer la pregunta “¿qué sabes sobre nosotros?” Sé breve, no te expandas porque parecerá que “te lo has estudiado” pero, por favor, no digas que no sabes nada de ellos.

 

2. Coherencia con tu Currículum

Que el currículum es fundamental para lograr una entrevista, ya lo sabes. Procura que haya coherencia en tu discurso y lo que pusiste en el CV. Para eso, lo mejor es no mentir. Siempre se puede maquillar un poco, destacar solo lo mejor, faltaría más. Pero no puede haber incoherencia en lo que hemos estudiado, el tiempo que hemos estado trabajando, el tiempo en el que no se ha trabajado, los puestos que hemos ocupado, etc. Olvídate de mentir o exagerar tu Currículum porque… te acabarán pillando (aunque sea ya dentro de la empresa).

 

3. Logros-Méritos: demuestra que eres lo que buscan

Te contratarán si eres lo que necesitan. ¡No lo olvides! Si no cumples con el puesto o lo que piden no te gusta o no encaja contigo, tendrás que buscar otra oferta. Si lo cumples y encaja contigo, ¡demuestra que lo vales! Véndete, cuenta todas esas experiencias y aptitudes que tienes y que ellos buscan.

 

4. Tus expectativas, tus motivaciones

Dependerá del entrevistador, pero una pregunta típica y muy importante es por qué quieres trabajar ahí o por qué te interesa el puesto. También pueden preguntarte por sus variantes, cómo "¿por qué quieres dejar tu actual trabajo?" (en caso de que ya estés trabajando y busques un cambio).

 

No podemos darte la respuesta ideal, pero sí ayudarte a evitar que cometas dos grandes errores:

  1. Decir “porque sí” o “porque no tengo trabajo”. Esto demuestra que tienes un interés nulo por ellos.
  2. Criticar tu actual trabajo (en caso de cambio). Decir “no estoy a gusto”, “mi jefe es...”, “me tienen explotado”, etc… ¡Mala idea! por muy verdad que sea. Le darás pie a que tiren del hilo y saquen rasgos de ti que no te benefician: “negativo, inconformista, conflictivo, poco resolutivo, etc”. Puede que realmente no seas así, pero podrías dar una imagen que no te beneficia en absoluto, así que... ¡al loro!

 

5. Autoconócete ¡Que no te pillen por sorpresa!

¿Qué dirías si te preguntaran cuál es tu mayor virtud?, ¿Y tu mayor defecto?, ¿Eres capaz de contar airoso como superaste el mayor problema al que te has enfrentado en tu trabajo?, ¿Por qué estudiaste tal cosa?, ¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?, ¿Y lo que menos? Todas son preguntas que, salvo que ya estés acostumbrado a pasar, pueden pillarte muy desprevenido y sin saber qué contestar.

¡Que no te pillen por sorpresa! Conócete como profesional para que puedan conocerte los entrevistadores también. Y, llegados a este punto, piensa en pasados procesos de selección que no superaste para detectar errores y mejoras. Si estás en plena búsqueda de trabajo o intentando obtener otro puesto, analiza lo que buscan y esperan del candidato y... ¡dáselo!

 

Colaboradora: Elia Hitos

 

Y antes de irte, recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: we heart it