Rosa Parks, referente en la lucha contra la segregación racial

 3750
Por Q junio 9, 2020  más artículos

 

En diciembre de 1955, Rosa Parks volvía a casa sentada en un autobús de Montgomery (Alabama) cuando se negó a ceder su asiento a una persona blanca.

 

Lo que no sabía la modista y, por aquel entonces, secretaria de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP), era que su “no” y su consecuente arresto sentaría un precedente para el movimiento por los Derechos Civiles de Estados Unidos y que se convertiría en un referente en la lucha contra la segregación racial.


“Una tarde, a principios de diciembre de 1955, estaba sentada en la primera fila de asientos para personas de color en un autobús de Montgomery, Alabama. Los blancos ocupaban la sección blanca. Subieron más personas blancas y todos los asientos de la sección blanca quedaron ocupados. Cuando eso sucedía, nosotros, los negros, debíamos ceder nuestros asientos a los blancos. Pero no me moví. El conductor, blanco, me dijo: ‘Deja libre esa primera fila’. No me levanté. Estaba cansada de ceder ante los blancos“, relató Parks.

Unos meses antes, una joven de quince años, Claudette Colvin, también se había negado a ceder su asiento en un autobús de Montgomery a una mujer blanca de mediana edad. Sin embargo, fue el caso de Rosa Parks el que encendió la chispa.

“La gente siempre dice que no cedí el asiento porque estaba cansada, pero no es cierto. No estaba cansada físicamente o, al menos, no más cansada de lo que solía estar al salir del trabajo. No, de lo único que estaba cansada era de rendirme”.

 

A raíz de su detención, se inició un boicot a los autobuses que duró once meses, durante los cuales los afroamericanos se organizaban para viajar en coches hasta que el 13 de noviembre de 1956 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos declaró inconstitucional la segregación en los autobuses de Montgomery.


Rosa Parks falleció en octubre de 2005 consciente de que aún existía “racismo y violencia racial”. Sin embargo, la semilla que plantó llega hasta las luchas antirracistas de hoy.


Esta historia está recogida en la autobiografía de Rosa Parks, “My story”, escrita en 1992 junto al autor Jim Haskins.

 

 

Foto de portada: