El origen histórico del Día de los Enamorados

 3154
Por Irlot febrero 11, 2017  más artículos

 

El 14 de febrero se ha convertido en el gran Día del Amor señalado en el calendario con gran entusiasmo por las flechas de un angelito regordete y por los dueños de las floristerías.

En el sentido comercial, como lo conocemos habitualmente, San Valentín tiene su origen en el siglo XIX, cuando se empezaron a vender las primeras postales de felicitación. Sin embargo, su origen histórico se remontaría quince siglos antes.

Cupido era un dios pagano que representaba el amor irreflexivo de la atracción. Las leyendas más maliciosas sobre este apuntan a que era caprichoso y se entretenía apuntando con sus flechas a las personas para divertirse y, en los orígenes, no había ninguna festividad relacionada con él el día 14 de febrero. Además, tampoco existe relación entre él y San Valentín. ¿Por qué, entonces, los relacionamos?

Cupido siempre fue el símbolo del amor desde la Antigüedad clásica de los griegos. Posteriormente, en Roma, cuando adquirieron la visión sobre el cosmos de Grecia, también adoptaron su Panteón de dioses, incluyendo la figura de Cupido como dios del deseo amoroso y de las relaciones carnales. Como en Roma también existía una festividad que permitía el deseo carnal: Lupercalia, rápidamente se relacionaron. Pero, ¿por qué Cupido sigue estando presente en nuestra cultura? Para saberlo, tenemos que echarle un ojo a la historia.

San Valentín fue un Santo de la Iglesia que fue martirizado y asesinado un 14 de febrero por casar a enamorados a escondidas, un día antes de la Lupercalia. Así, durante muchos años, el nombre de San Valentín y el de Cupido estuvieron ligados por la proximidad en el calendario. El 14 de febrero se recordaba la muerte de ese Santo y el día 15 se iniciaba una festividad dedicada al amor. Como ambos acontecimientos estaban tan relacionados, pronto la gente empezó a asociarlos, lo cual permitió que la figura de Cupido perdurase en el tiempo mientras los demás dioses de la antigüedad iban cayendo en el olvido a medida que la Iglesia Católica iba prohibiéndolos.

El Día de San Valentín, como sinónimo del día de los enamorados comenzó concretamente en el año 494 d.C, siendo proclamado por el papa Gelasio I, quien tomó la medida de celebrar una festividad católica el 14 de febrero, con el fin de anular y prohibir la fiesta pagana de las Lupercales que se celebraba desde la Antigua Roma cada 15 de febrero en honor a Lupercus, protector de los pastores y sus rebaños y como homenaje a la loba que amamantó a los gemelos Rómulo y Remo (destinados a fundar Roma según las antiguas leyendas). Gelasio I necesitaba anteponer otra fiesta a la celebración de las Lupercales, por lo que escogió el del Santo que caía justo un día antes y que había (supuestamente) vivido dos siglos antes: ‘San Valentín’. No se tenía muy claro quién era este santo, que venía a suplir esa importante fiesta pagana, pero alrededor de él se crearon infinidad de leyendas (la mayoría desmentidas con el transcurso de los siglos) que indicaban que Valentín ofició un buen número de bodas entre jóvenes enamorados en época del emperador romano Claudio II, quien las había prohibido por considerar que los jóvenes solteros y sin cargos serían mejor soldados. Cuando este se enteró de la práctica de Valentín, ordenó encarcelarlo y ejecutarlo un 14 de febrero

Al menos esta es la historia que difundió la Iglesia Católica para justificar el hecho de instaurar la celebración del Día de los enamorados en la festividad de San Valentín y, por lo tanto, así poder cargarse de un plumazo la fiesta pagana de las Lupercales. Y como festividad religiosa se estuvo celebrando a lo largo de los siguientes quince siglos, hasta 1969, año en el que bajo el pontificado de Pablo VI, la Iglesia Católica decidió eliminar San Valentín como festividad del calendario cristiano, pasando a ser esta una fecha con santo pero sin celebración. Aunque, ya por aquel entonces, la comercialización del Día de San Valentín como fecha del Día de los Enamorados se había instaurado completamente en la sociedad de consumo.

  W
 

En el siglo XX se convirtió en un gran negocio, cuando la Revolución Industrial permitió la producción en cadena de tarjetas de felicitación, uno de los regalos más frecuentes del día de San Valentin. Y esta es la historia de cómo la festividad de la fertilidad de la Antigua Roma, que se convirtió después en el día para conmemorar a un mártir, acabó transformándose en un gran negocio global.

 

¿Conocías la historia de San Valentín? ¿Celebras este día o no sucumbes a la moda comercial? Déjanos tus comentarios y recuerda... 

 

 

... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuentes: 20minutos.es
               educando.edu
               bbc.com
Foto de portada: