#NosotrasParamos: Paro Internacional de Mujeres 8 de Marzo

 3197
Por Q febrero 28, 2017  más artículos
 
 
Las mujeres nos plantamos. Estamos ya muy cansadas de toda la mierda que nos rodea, que nos lleva ahogando tantos años. Estamos cansadas de que los más necios y necias se escuden en decir que también hay mujeres malas. Estamos hartas de que no se nos mire como lo que somos, que no se nos trate exactamente igual que a los hombres. Es indignante que exista hoy en día una brecha salaridal de género importante (24%), que se nos haya recortado en servicios sociales, se nos haya aumentado los contratos a tiempo parcial (donde las mujeres son un porcentaje mucho más alto que los hombres), o que la brecha de género en las pensiones en España en 2016 haya de un 34%.
 
 
España no es un caso aislado: no existe ningún país en el mundo donde haya una igualdad plena. A nivel mundial vamos cada día peor, un misógino gobierna el país más influyente del mundo, se intenta prohibir el aborto en Polonia, se despenaliza la violencia de género en Rusia, aparecen día tras día noticias horribles de violaciones y femicidios, asesinatos machistas, injusticias que suman cada día en número y que la sociedad parece no importarle y dejar pasar... Incomprensible, pero muy cierto. Y encima, para colmo, a la mínima de cambio, surgen los enemigos férreos del Feminismo, insensibles, inconscientes, de los que hacen mucho daño, insultan y odian gratuitamente, ignorantemente. 
 
 
Creemos que tenemos motivos más que suficientes para plantarnos, para Parar y gritar ¡Basta! Para ello, colectivos feministas de cerca de 40 países han convocado un Paro Internacional de Mujeres previsto para el próximo 8 de marzo, Día de la Mujer, una iniciativa con la que se pretende que todas las mujeres hagan una huelga general con la que protestarán por la igualdad y contra la violencia machista
 

La idea se empezó a gestar a partir de octubre, cuando las mujeres polacas realizaron una huelga de un día siguiendo el ejemplo de las primeras mujeres que convocaron un paro nacional en Islandia en 1975. Esa misma semana, la ley que trataba de penalizar el aborto era rechazada en el parlamento. El mismo mes, varios colectivos latinoamericanos como Ni Una Menos, se organizaron para llevar a cabo un paro de una hora y movilizaciones masivas. A finales de mes, las polacas establecieron contacto con otros colectivos de todo el mundo y se creó el grupo del Paro Internacional de Mujeres.

Así se fueron uniendo diferentes colectivos hasta que el 25 de noviembre, el Día Internacional contra la Violencia de Género, se eligió el 8 de marzo para llevar a cabo la huelga. A esto se le suma la gran marcha de mujeres en Washington contra la toma de posesión de Donald Trump, de donde salieron muchos colectivos que se sumaron a la iniciativa. 

En España, tenemos a 8 luchadoras acampadas en Sol (Madrid) haciendo una dura huelga de hambre de casi tres semanas, organizadas mediante la Asociación Ve La Luz y con el apoyo de miles de personas, pero no las suficientes como para cambiar la situación, como ellas exponen en las redes solicitando el apoyo de todos: "No es el hambre, no es el frío, es la indiferencia la que nos está matando, pero seguiremos hasta que seamos vivas y libres. Es urgente que la delegación del Gobierno convoque un #GabineteDeCrisis contra la #ViolenciaMachista, es cuestión de vida o muerte. Únete, te esperamos en Sol."

 

Quedan pocos días para tomar las riendas de este desastre que estamos ocasionando entre todos, las cifras aumentan, 2017 se presenta con el mayor número de víctimas por violencia de género. ¿Qué coño pasa? ¿No sirve de nada toda la concienciación, todas las voces que gritan pero que parecen no llegar a ningún oído? Por favor, vamos a recapacitar de una vez.


En España, se está organizando el paro desde Madrid y Barcelona y la protesta irá dirigida a los cuidados, al empleo y al consumo. La huelga está convocada de 12.00 a 12.30. También hay convocada ese mismo día una manifestación a las 19.00h en Madrid. Sabemos que no se va a secundar como debiera, pero si así fuera, estaríamos hablando de más de 3,5 millones de personas, casi la mitad de toda la población mundial. ¡Qué pena que no tengamos el valor que hay que tener!

 

"Un mundo sin mujeres no es posible"  #ParémonosTODAS   #Demostremos  #Actuemos  

 

El colectivo argentino Ni Una Menos publicó el pasado 25 de enero en su página de Facebook un comunicado donde exponen los motivos para sumarse al paro:

 
Este 8 de marzo la tierra tiembla. Las mujeres del mundo nos unimos y organizamos una medida de fuerza y un grito común: Paro Internacional de Mujeres. Nosotras Paramos. Hacemos huelga, nos organizamos y nos encontramos entre nosotras. Ponemos en práctica el mundo en el que queremos vivir.
 
 
Paramos para denunciar:
 
Que el capital explota nuestras economías informales, precarias e intermitentes.
 
Que los Estados nacionales y el mercado nos explotan cuando nos endeudan.
 
Que los Estados criminalizan nuestros movimientos migratorios.
 
Que cobramos menos que los varones y que la brecha salarial llega, en promedio, al 27%.
 
Que no se reconoce que las tareas domésticas y de cuidado son trabajo que no se remunera y suma, al menos, tres horas más a nuestras jornadas laborales.
 
Que estas violencias económicas aumentan nuestra vulnerabilidad frente a la violencia machista, cuyo extremo más aberrante son los femicidios.
 
Paramos contra la violencia institucional que amenaza y persigue a las que ejercen la prostitución y a las trabajadoras sexuales.
 
Paramos para reclamar el derecho al aborto libre y para que no se obligue a ninguna niña a la maternidad.
 
Paramos para hacer visible que mientras las tareas de cuidado no sean una responsabilidad de toda la sociedad nos vemos obligadas a reproducir la explotación clasista y colonial entre mujeres. Para salir a trabajar dependemos de otras mujeres. Para migrar dependemos de otras mujeres.
 
Paramos para valorizar el trabajo invisibilizado que hacemos, que construye red, apoyo y estrategias vitales en contextos difíciles y de crisis.
 
 
Paramos porque nos faltan las víctimas de femicidio, voces que se apagan violentamente al ritmo escalofriante de una por día sólo en la Argentina.
 
Nos faltan las lesbianas y travestis asesinadas.
 
Nos faltan las presas políticas, las perseguidas, las asesinadas en nuestro territorio latinoamericano por defender la tierra y sus recursos.
 
Nos faltan las mujeres encarceladas por delitos menores que criminalizan formas de supervivencia, mientras los crímenes de las corporaciones y el narcotráfico quedan impunes porque benefician al capital.
 
Nos faltan las muertas y las presas por abortos inseguros.
 
Nos faltan las desaparecidas por las redes de trata; las víctimas de la explotación sexual.
 
Frente a los hogares que se convierten en infiernos, nos organizamos para defendernos y cuidarnos entre nosotras.
 
Frente al crimen machista y su pedagogía de la crueldad, frente al intento de los medios de comunicación de victimizarnos y aterrorizarnos, hacemos del duelo individual consuelo colectivo, y de la rabia lucha compartida. Frente a la crueldad, más feminismo.
 
 
Nos apropiamos de la herramienta del paro porque nuestras demandas son urgentes. Hacemos del paro de mujeres una medida amplia y actualizada, capaz de cobijar a las ocupadas y desocupadas, a las asalariadas y a las que cobran subsidios, a las cuentapropistas y a las estudiantes, porque todas somos trabajadoras. Nosotras paramos.
 
Nos organizamos contra el confinamiento doméstico, contra la maternidad obligatoria y contra la competencia entre mujeres, todas formas impulsadas por el mercado y el modelo de familia patriarcal.
 
Nos organizamos en todas partes: en las casas, en las calles, en los trabajos, en las escuelas, en las ferias, en los barrios.
 
La fuerza de nuestro movimiento está en los lazos que creamos entre nosotras.
 
Nos organizamos para cambiarlo todo.
 
 
Tejemos un nuevo internacionalismo. Desde las situaciones concretas en las que estamos interpretamos la coyuntura.
Vemos que frente al giro neo-conservador, en la región y el mundo, el movimiento de mujeres emerge como potencia de alternativa.
 
Que la nueva “caza de brujas” que ahora persigue lo que nombra como “ideología de género” intenta justamente combatir y neutralizar nuestra fuerza y quebrar nuestra voluntad.
 
Frente a los despojos múltiples, las expropiaciones, y las guerras contemporáneas que tienen a la tierra y al cuerpo de las mujeres como territorios predilectos de conquista, nosotras nos acuerpamos política y espiritualmente.
 
 
Porque #VivasYLibresNosQueremos nos arriesgamos en alianzas insólitas.
 
Porque nos apropiamos del tiempo y construimos disponibilidad para nosotras, hacemos del estar juntas alivio y conversación entre aliadas, de las asambleas manifestaciones, de las manifestaciones una fiesta, de la fiesta un futuro común.
 
Porque #EstamosParaNosotras, este 8 de marzo es el primer día de nuestra nueva vida.
 
Porque #NosMueveElDeseo, 2017 es el tiempo de nuestra revolución.
 
 
 
 
 
Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!
 
Fuentes: Huffingtonpost 
               Ni Una Menos
               Ve la luz
               Eldiario.es
               International Women´s Strike
               @womensstrike 
Foto de portada: twitter