Montaña rusa

 2260
Por Rebeca Birdea mayo 14, 2017  más artículos

 

 

Una vez oí que la vida es una montaña rusa.

En las de verdad, el momento de la bajada es emocionante, desprendes adrenalina, lo pasas genial.

En la realidad, los momentos de bajada son horribles, te destrozan, te machacan.

Como en una montaña rusa, hay trozos llanos, en los que la única emoción existente es la paz, y quizás un poco de incertidumbre por lo que vendrá. 

Y cuando llega el momento de la caída, te pilla desprevenido. Te pilla por sorpresa y te duele el pecho por la velocidad a la que te precipitas. Todo se va a la mierda y la paz desaparece. Las alturas se presentan ante tus ojos y no tienes idea de cómo alcanzar la llanura de nuevo.

Todo es un caos, tu mente, tu alrededor, tus ideas, todo loque construiste se ha caído a la par que tú. Nada es, ni volverá a ser lo mismo, porque aunque pilles de nuevo una subida, no será la misma. En el momento de la caída, todo cambia. Para siempre. Y quizás aprendas de cada bajada y agarres cada subida con más fuerza y sabiduría. Pero, hasta que eso suceda, te encontrarás en un cubo de emociones negativas, en ocasiones inexistentes, en el que no sabrás como actuar, ni en qué momento abordaste la tranquilidad.

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest / Miles Donovan