Celebro San Valentín queriéndome a mí

 2327
Por Elisabet febrero 14, 2017  más artículos

 

San Valentín es un día especial. Desde pequeños, en el colegio, ya estamos en ascuas con la expectativa de que alguien nos deje una cartita de amor en la mochila o nos regale una rosa ¡ROJA! Y es que realmente es un día en el que parece que las personas enamoradas tienen la obligación de verse, de quererse y de celebrar el amor.

¿Por qué el 14 y no el 13 o el 15? ¿Por qué solo en Febrero?

Evidentemente, es un invento comercial para fomentar los detallitos entre enamorados, pero eso no hace que no deje de ser un día especial. Sin embargo, San Valentín, que al fin y al cabo es el día del amor, también podría ser el día de amarse a uno mismo, independientemente de que tengamos pareja o no:

  • Si no tienes pareja, no tienes que pensar que eres una persona desgraciada porque no tienes con quien compartir tu vida o porque nadie te quiere. Simplemente está claro que no has encontrado a alguien que te complemente, que te haga feliz, que te dé lo que necesitas y, si lo has encontrado, en su momento no te convenció y decidiste vivir tu vida por ti misma. Y eso es muy importante: las personas solteras son aquellas que saben vivir sin depender de nadie, de sentimientos, de ilusiones, de lo que piense otra persona.
  • Si tienes pareja, algo fundamental es considerarte lo suficientemente fuerte como para ser capaz de vivir la vida sin esa persona con la que la compartes ahora, manteniendo tus principios, sabiendo quererte por encima de todo y evitando que tu felicidad dependa de tu relación con ella.

 

 

Por tanto, es básico tener una gran consideración de nosotros mismos, querernos por encima de todo, para lo que es muy importante tener en cuenta los siguientes tips:

 

1. Aprende a escucharte a ti misma para saber lo que realmente quieres

El diálogo interior con uno mismo es clave. Pararnos, respirar profundamente y saber distinguir los sentimientos positivos y negativos que tenemos nos ayudará a saber exactamente lo que queremos hacer. Y, una vez que lo sepamos, tenemos que luchar por ello, ya que hacer lo que verdaderamente estamos buscando nos dará una felicidad extra.

 

2. Aprende a decir: ¡NO!

Cuando hacemos algo sin querer, un favor a alguien por compromiso… Realmente eso nos genera una frustración que luego nos pasa factura, así que lo fundamental es frenar esas situaciones sabiendo decir NO a tiempo.

 

3. Ten expectativas e ilusiones, ¡sueña despierta!

La ilusión nos mantiene vivos y nos genera una felicidad extra derivada de las expectativas de bienestar. ¡Es esencial estar motivado!

 

4. Mantén una actitud positiva ante las adversidades

En los momentos complicados, la clave está en saber sacar algo positivo de todas las situaciones que nos tocan vivir. Saber transformar las adversidades en posibilidades de crecimiento personal nos hará sentir infinitamente mejor.

 

5. Acéptate tal y como eres

Recuérdalo siempre: Si no te quieres tú, nadie lo va a hacer. Y, además, debes quererte por encima de todo y de todos.

 

6. Ten buena actitud, trata bien y ayuda a los demás

Tener la sensación de que ayudamos a los demás a ser más felices (ej. Llevar a tu madre al médico cuando lo necesita, llamar a una amiga que hace mucho que no ves para preocuparte por ella, dar una dirección a alguien que te para a preguntarte por la calle, acompañar a tu pareja a ver algún espectáculo que sabes que le hace especial ilusión…) es algo que incrementa notablemente nuestra autoestima, puesto que nos hace sentir mucho mejor con nosotros mismos.

 

7. Cuídate

Muchas veces menospreciamos la importancia de dedicarnos un tiempo personal para darnos un baño relajante, ponernos guapas, arreglarnos mucho más de lo normal para salir a cenar una noche, pintarnos las uñas… Y, por supuesto, es fundamental hacer deporte para soltar todo el estrés acumulado.

 

8. No te machaques por cualquier tontería, aprende a perdonarte

No sirve de nada pasarse la vida diciendo “¿Y si…?”, “¿Por qué actué así…?” “Soy la culpable de todo”… Hasta que no te perdones tú no vas a recuperar ni la ilusión ni las ganas de poder con todo. La gente se equivoca, no hay nadie perfecto, y cuanto antes lo aceptes, mejor. Equivocarse es el principio del camino para encontrar la gloria.


Después de estos 8 consejos, celebra San Valentín queriéndote a ti misma por encima de todo y no lo olvides:

El amor a las personas no se mide en te quieros, sino en te perdono, te apoyo y te admiro.

Y puedes empezar por ti misma

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest/ Blazing Becca