Todos deberíamos ser feministas

 3151
Por FEM mayo 8, 2017  más artículos

 

Si tuviera que definir en una sola palabra lo que va de este año 2017, para mí estaría clarísima la que escoger: #Feminismo. Hay quienes pensarám que el término está casi manido, otros que es un movimiento al que tenerle miedo y mis adorados sabrán que se trata de un movimiento que pretende el empoderamiento femenina para conseguir una igualdad humana más allá de lo que biológicamente hayas nacido o espiritualmente nos sintamos.
 

Este feminismo debería ser parte innata de nosotros y es que, si te detienes por un momento a pensarlo, te darás cuenta que se convierte en un absurdo tratar a personas de distinto modo por razones tan banales como el color de su piel, su religión, su idioma o, en este caso, por haber nacido con unos órganos reproductores u otros. Ser feminista no es exclusivo de mujeres, todo lo contrario, pretende unificar a la humanidad.


Quizás mi falta de edad me haya hecho darme cuenta de un tiempo a esta parte que el feminismo es un movimiento vivo y candente que se mantiene en el panorama de actualidad, que se pelea porque se imponga y que se toman medidas cuando parece que quieren acabar con él. Son famosas la multitud de campañas que pretenden remover conciencias a través de todas los medios a su alcance y como medio estrella, Internet y sus redes sociales que hacen saltar las noticias como la pólvora.



No deberíamos perder de vista otros formatos en los que se manifiesta el apoyo a este feminismo que pelea por ganarse el puesto que merece dentro de nuestra sociedad. Hoy os traigo el caso del libro escrito por Chimamanda Ngozi Adichie titulado “Todos deberíamos ser feministas” (Disponible aquí) y publicado en 2015 por Literatura Random House. Con este título tan específico, la temática está clara, lo que nos queda por averiguar es qué enfoque le da la autora para que haya llegado a ser toda una sensación que ha llegado hasta el mundo de la moda, siendo Dior la firma que la ha catapultado al éxito del feminismo más comercial.



El libro está basado en la charla TedxEuston dada por Chimamanda en 2012 (Eelace debajo) enmarcadas todas en una visión más adecuada a la realidad sobre África con la intención de poder derrocar los estereotipos impuestos. Bien comenta la autora que este estereotipo se ha hecho carcelero de muchísimos otros términos, entre ellos también del de feminismo.


Con esta breve exposición, Ngozi nos toca una parte de nuestro corazón que en ocasionas se pierde tras la vorágine de las prisas diarias. Esa parte en la que se apela a nuestro sentido común, a nuestra capacidad de respuesta ante las injusticias y, sobre todo, a la capacidad de aprendizaje y evolución innata en el ser humano. Con un lenguaje claro y accesible, sin perder de vista su sentido del humor, Chimamanda analiza el papel de la mujer en el siglo XXI, así como su identificación con el feminismo.


A través de ejemplos concretos, Chimamanda nos permite sentir esta sensación de no saber exáctamente qué nos pasa para que, al declararte feminista, tengas que añadir como le sucedió a ella que es “feminista feliz africana que no odia a los hombres y a quien le gusta llevar pintalabios y tacones altos para sí misma y no para los hombres” y todo por culpa de los triviales estereotipos y de las repugnantes desigualdades. Llegando incluso a enfrentarse a quien le decía que “Las feministas son mujeres infelices porque no encuentran marido, el feminismo es antiafricano, las feministas están siempre enfadadas y no usan desodorante”. Esto, oído de una manera reiterada y ante el miedo a no encajar en la sociedad o, simplemente, la pereza de no querer asumir las desigualdades existentes, hacen que se conviertan en un argumento demasiado poderoso de represión. 


Es una pena, tal y como plantea Ngozi, que habiendo una mayoría femenina habitando en el planeta, en los puestos de mando, el papel de las féminas sea casi inexistente, un ejemplo más de la sociedad opresora basada en el patriarcado en la que vivimos. La autora, con el objetivo de remover conciencias, parece que ha conseguido su propósito en un libro que puedes interiorizar de una sentada por su brevedad, y que no te dejará indiferente si te detienes a sentirlo. Necesitamos mujeres valientes, sensatas y preparadas para hacer frente a esta lucha que, en caso contrario, está perdida. En los últimos días, ha vuelto a saltar la polémica en España por la reivindicación del cuerpo femenino expuesto desnudo más allá de ser un mero objeto sexual. Como podéis comprobar, aún queda mucho trabajo por hacer en materia de feminismo, y desde QFem queremos aportar nuestro granito de arena para ganar esta batalla.


Esperamos que te haya gustado el artículo, que ya le hayas el echado el ojo al libro de Chimamanda, autora de la cual puedes encontrar otros 4 libros (Americanah, Medio Sol Amarillo, La Flor púrpura y Algo alrededor de tu cuello) y que te unas al movimiento feminista en busca de vivir en un lugar mejor. ¡Ah! Antes de irte, recuerda…

...¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!
Foto de portada: