Periodista presionado por su investigación sobre cine X: `No van a callarme´

 10462
Por Editorial agosto 9, 2017  más artículos
 
"La explotación sexual de las mujeres es un problema de salud pública y de desigualdad de género, basado en relaciones de dominación y explotación, lo que conlleva una violencia de género al tener como objeto de intercambio mercantilista la sexualidad y el cuerpo de las mujeres, produciendo un estigma en  todas su relaciones sociales y, en definitiva, una grave vulneración de los derechos humanos. En el artículo 1 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, en la Conferencia Mundial de los Derechos Humanos celebrada en Viena en 1993, y en la Conferencia de Pekín, la violencia de género fue definida como "cualquier acto de violencia basado en el sexo que dé lugar o pueda dar lugar a un perjuicio o sufrimiento físico, sexual o psicológico de las mujeres, incluidas las amenazas de tales actos, la coerción o las privaciones arbitrarias de libertad, ya ocurran en la vida pública o en la privada". (vía La prostitución desde una perspectiva de los derechos humanos, de medicosdelmundo.org)

Con esta premisa encima de la mesa, hablamos con el escritor y periodista Ismael López, quien nos ha abierto las puertas de su mundo interno, en el que muestra algunas injusticias que se maquillan en nuestra actualidad y lo hace a través de su libro #Escúpelo, una novela cruda sobre la industria del porno en España. Actualmente, son pocos los trabajos independientes que hablan desde dentro del funcionamiento corrupto de la industria con casos y entrevistas a personajes cuyas voces han sido silenciadas hasta ahora.

A través de esta crónica, el autor revela la influencia del porno en España. Esboza retratos de sus caras más conocidas y de las que manejan los hilos en la sombra. Desde cadenas de televisión a partidos políticos; pocas cosas hay que resistan al voraz apetito del porno.

La editorial Tandaia ha ofrecido a Ismael sacar una edición ampliada de #Escúpelo en papel y distribuirlo en España y Latinoamérica. Para que esto sea posible, el autor necesita un apoyo de sus lectoras y lectores, una reserva inicial de 40 ejemplares. Pincha en la imagen de abajo y consigue la reserva de tu libro por solo 18 euros.

En un entorno paradisíaco, rodeado de estrellas porno, un joven periodista descubre que no es oro todo lo que reluce en la trastienda de la pornografía: trata, fraude fiscal, violencia, prostitución… Lo que empezó como unas perfectas vacaciones pagadas, se convertirá en una desgarradora experiencia donde se revela el backstage del rentable negocio del cine X.

Con veintidós años, Ismael ya colaboraba como redactor para la industria del cine porno y ahora, con veinticuatro, es periodista y autor de varios relatos como Solo Sexo Sucio.

Ismael nos habla de las medidas que ha debido interponer para que su trabajo y su integridad física no se vean amenazados. Él y su entorno han recibido coerciones y ataques informáticos para impedir la investigación de lo que llaman «lobby del porno».

Me llaman a veces, de hecho me llaman muchos, ellos tienen mis datos. No sé cómo han conseguido también los datos de las personas que colaboran conmigo, pero nuestras plataformas han desaparecido, los artículos que nos fueron dedicados se han borrado y eventualmente también hemos tenido que tirar el libro. No podemos permitirnos un abogado para contraatacar, así que tuvimos que ceder. Esto dificulta muchísimo mi trabajo de divulgación, obviamente”, nos explica Ismael.

La coerción condena a los profesionales a la muerte civil, ya que se presionan sus entornos, clientes, editores, etc., para que sus trabajos, sean de la índole que sean, no salgan a la luz. Una amenaza velada, una especie de luz de gas que se proyecta sobre el profesional. Detrás de estas coacciones siempre hay personas, muchas veces de poca monta, pero que son financiadas por los lobbys. Sin amenazar, te impido informar.

 

Las presiones externas a Ismael comenzaron tras el artículo No lo llames porno, llámalo prostitución, de la revista Valencia Plaza, imposible de encontrar actualmente. Este artículo llegó al top de más leídos durante más de una semana y está redactado por alguien con conocimiento de la industria. Tal y como nos cuenta Ismael, sus personajes son ficticios aunque basados en su experiencia en el porno; sin embargo, el redactor tenía más datos, nombres y apellidos reales. Este periodista recibió una buena lista de insultos y desacreditaciones publicadas en una conocida guía de ocio de Valencia. Después el artículo desapareció. La revista Valencia Plaza alega haber retirado el artículo por la desaparición del libro, pero las presiones recibidas por diferentes personas pudieron influir en la retirada del artículo.

Entre otras presiones, Ismael ha reconocido recibir alguna llamada de número oculto queriendo recabar información, así como el intento de hackeo de cuentas de trabajo de personas cercanas a él.

Pero Ismael no piensa ni mucho menos quedarse callado. “No van a callarme. Si van a mandarme a la cárcel por escribir un libro, entonces que así sea. Es contradictorio que los defensores de la libertad de expresión intenten cortar la mía. Acepto las consecuencias que vengan”.

Ismael tuvo que retirar el libro de su versión digital (no disponible en la red actualmente). En su trabajo, se intuye como algunos de los grupos editoriales y mediáticos más potentes de este país se enmascaran detrás de estos lobbys, ya que el sector genera millones de beneficios anuales. Le consta que en las cadenas de televisión se ha conocido el libro y no se ha hablado de él. “Me llamaron, dije que no tenía mucho más que decir, que conocía datos por mi cuenta. Cuando los conocieron me dijeron que quizás era información muy intensa para la cadena y no volvieron a tener contacto conmigo”.

 

“Me sorprende que no se hable más de los hilos que mueve la industria del porno en este país. No lo entiendo, pero sé por qué, hay mucho dinero en juego. No hay nada nuevo, pero algo en mi historia duele especialmente y se me escapa”. I.L.


El escritor está convencido de haber tocado algún mecanismo para haber generado ese tipo de amenazas, puesto que como él comentaba, mucha de la información manejada está a la vista.

“Escúpelo es, sobre todo, la muestra del fracaso histórico de la sexualidad masculina, de los estragos de una historia escrita por hombres que pone en el centro al macho y su deseo con el mundo a sus pies”. I.L. #Escúpelo


“La trastienda del porno no son viajes y polvos sin fin, poliamor y buenas juergas, sino dinero negro, cuestionables condiciones laborales, y un negocio donde la única mujer que tiene cabida es la que responde a la normatividad heteropatriarcal y no le cuestiona ninguno de sus privilegios” I.L. #Escúpelo

"La pornografía no tiene nada que ver con la sexualidad, es simple ficción que repite una y otra vez un modelo basado en el poder y la sumisión que se aleja con creces de la realidad", nos cuenta Ismael.

Para arrancar el proyecto de #Escúpelo se han fijado como objetivo 920€ (abajo puedes ver lo que llevan recaudado); esta es la cantidad que recaudarán si alrededor de cuarenta mecenas se hacen, cada cual, con un ejemplar de esta primera edición. Los fondos recaudados se utilizarán como ayuda para sacar adelante esta primera edición de #Escúpelo que saldría después a la venta en todas las librerías.

Las más de cuatrocientas páginas de #Escúpelo dan para mucho. El libro desvela también que muchos de los hombres que participan en los rodajes pagan por hacerlo. "Es prostitución con una cámara delante", opina Ismael.

  

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuente: indiegogo.es
             daleunavuelta.org
              elpublico.es
              rebelion.org
              Ismael López