Queridos Reyes Magos

Por QyFem enero 2, 2017  más artículos
advertisement

 

Queridos Reyes Magos,

Hace bastantes años que no os escribía, espero que aún me recordeis. La falta de tiempo así como la madurez hicieron que mi fe en vosotros permaneciera congelada esperando ese rayo de esperanza que hoy brota desde mi interior.

Sé que en estas fechas estaréis muy atareados, no son pocos quienes se acuerdan de sus señorías y sé que, como adulta, mi carta será de las últimas que leeréis pero, por favor, tenedla en cuenta.

Este año me he portado todo lo bien que mi conciencia, mi corazón y mi educación me han permitido. Es cierto que, en ocasiones, podría haberlo hecho mejor ayudando más a los demás, valorando todo cuanto hacen por mi día a día, aunque nadie les cuelgue una medalla por ello. Son demasiados los momentos en los que realizar un gesto por los demás te dará mayor satisfacción que hacerlos por egoísmo. No pierdas tu ilusión de vista, pero no permitas que la tuya arrase con la de otros.

Este año, en mi carta, solo tengo un gran deseo, pido amor. Más, más y más. Pues en el corto período de vida que he experimentado, los recuerdos más felices que atesoro como ningún bien material podrá conseguir, siempre estaban rodeados de amor y, por fin, lo he compredido. El amor es la chispa de la bombilla, es esa fuerza con la que las olas rompen en la orilla, el amor es ese huracán que va cogiendo fuerza a medida que avanza y que cuando desaparece deja todo desmoronado. El amor...

Cuatro letras con tanto poder. Es por esto que no quiero pecar de pretenciosa pero, ¿qué pasaría si hubiera más amor por doquier? Mi visión es clara y por esto solicito vuestra magia. Según entiendo, es la falta de este amor el mayor problema del mundo. Si conociésemos más en profundidad este sentimiento no permitiríamos que hubiera guerras, ni hambre, ni siquiera un solo corazón triste. 

El amor es lo que nos mueve, o así debería ser. El AMOR en mayúsculas, ese que no conoce fronteras, ni razas, ni clases sociales, ni sexo. Ese que se da de forma gratuita, sin esperar nada a cambio, solo por el hecho de recibir mucho más de lo que podrías imaginar. Recibir la sonrisa de satisfacción de la persona a la que ayudas, a la que apoyas en su encrucijada diaria y que, por suerte, se materializa de muchas formas diferentes. 

Así, hablo del amor que recibo desde muchos puntos diferentes. El amor de mi madre cuando me prepara con mucho mimo mi ingesta diaria (que sin ella moriría de inanición sin dudarlo), cuando me escucha, cuando cae sobre ella todo el peso de una gran familia que saca a flote cada día. El amor de mi hermana, mis amigos, mis conocidos con los que coincido en vagas ocasiones pero siempre me reciben con una gran sonrisa y mucho amor. El amor que transmitimos mediante los mensajes de texto a modo de corazones gigantes que palpitan. Esos también cuentan. Hasta el ya viral "OMFG" con el que me deleitan mis amistades más adolescentes, lecciones de amor de las que también me empapo orgullosa de recibirlas.  

Porque no cuesta tanto demostrar amor, mover el mundo con esta gran herramienta que TODOS tenemos a nuestro alcance de la forma más sencilla y espontánea, natural y auténtica. Nuestra esencia, el AMOR, el que nos mueve a todos (o debería).  

Hablo de un amor más allá del sexo o de la pura idea de conseguir algo a cambio con él, de un amor inmaterial y etéreo. De un amor que traspasa todo, hasta los poros de nuestra piel, del bello que se nos eriza cuando lo sentimos cerca sea de la forma que sea.

Solo os pido eso, mis queridas y olvidadas Majestades. No es mucho, ¿verdad? Y ya que es algo que se puede conseguir sin dinero (hablo del amor verdadero, no del que usan como moneda de cambio muchos desconsiderados), podríais extender el deseo que os pide mi corazón al resto del mundo pues, estoy segura, que todos en su interior, piden a gritos el mismo Amor.

Firmado: Q y Fem

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Si tu carta a los Reyes Magos también incluye el sentimiento más importante de todos, comparte este post y ayúdanos a crecer!

Foto de portada: We heart it