6 señales de que eres realmente sensible

 4311
Por FEM enero 2, 2017  más artículos
 

La sociedad nos ha hecho asumir que alguien fuerte es quien tiene carácter para pelear por aquello en lo que cree y no se deja llevar por los sentimientos y las cursilerías del amor.

Es decir, predomina la voluntad al corazón haciendo que se carezca de sensibilidad. Descubre qué predomina en ti con esta lista de 6 puntos que te trae QFem. Si al final queda empatado, ¡felicidades! Eres capaz de aprovechar lo mejor de ser sensible y lo mejor de hacer caso a tu cabeza.

 

1. La vida es demasiado intensa para ti

 

Ir a trabajar, comer, ir a hacer la compra, hacer tres llamadas pendientes que te quedaron ayer, recoger un poco eso que llamas tu hogar y estar lista para tu quedada con tus amigas... y la lista se puede alargar hasta el infinito y más allá. ¿Abrumada? Hay dos tipos de personas por lo general, los que hacen esta lista de tareas sin parpadear felices como perdices porque el drama les sobra de su vida y los que creen que el peso de todas estas responsabilidades los hará caer con tanta velocidad, tensión y responsabilidad juntas. Las personas sensibles pertenecen a este segundo grupo.

 

2. Eres sincero tanto contigo mismo como con los demás

 

A veces, la interacción social nos obliga a ser un poco falsos, aunque no es lo suyo. En ocasiones, lo usamos para no crear conflictos o para no hacer más daño del que ya hemos causado, aunque no deberíamos usar esta técnica. Si eres una persona sensible, entenderás que la mentira causa mayor malestar que bienestar, por lo que mentir no tendrá ningún beneficio para nadie.

 

3. Necesitas relaciones significativas

 

Eso de ir de flor en flor no va contigo, pues sabes que como más a gusto te encuentras es compartiendo todos tus momentos especiales, sean buenos o malos, con una persona que de verdad esté ahí para ti y entienda cómo sientes la vida. Tu sensibilidad hace que el hecho de estar solo sea un suplicio, aunque lo prefieres a estar con alguien que no te aporta nada. No le ves sentido a hablar por hablar por lo que buscas personas en las que confiar plenamente para mostrar tu interior sin temor alguno.

 

4. El respeto es fundamental

 

Si eres sensible, sabrás apreciar los deseos de los demás, pero sabrás poner los tuyos por delante siempre que no perjudiquen al resto. Una cosa es ser sensible y otra, no tener carácter. Esta sensbilidad te hará reconocer qué merecen los demás dándoles ni más ni menos lo que se han ganado. Esta balanza demuestra que el respeto es una parte imprescindible para ti, pues no quieres más de lo crees que mereces, ni vas a dar más de lo que crees que es lo justo que reciban.

 

5. Sabes escuchar

 

Estás hablando con tu amigo cuando, de repente, oyes algo extraño en su voz o ves algo extraño en su expresión. Tu sensibilidad te permite darte cuenta de que algo no está todo lo bien que están intentando hacerte creer. El acto de escuchar, para ti, no termina con escuchar las palabras de la otra persona, sino que también incluye la lectura de su tono de voz y su estado de ánimo, leyendo así entre líneas mucho más de lo que te están contando. Tu sensibilidad te permite empatizar con la situación haciéndote una persona con la que todos cuentan cuando tienen que desahogarse.

 

6. Le das muchas vueltas a las malas decisiones

 

¿Alguna vez ha tomado una decisión que se considera "mala"? ¿Qué haces después? Si eres una persona extremadamente sensible, seguramente empieces a pensar qué podías haber hecho distinto, pero no te quedas ahí, pues sabes que la vida es aprender y, si en tu vida tienes que volver a tomar una decisión relacionada con esta con la que no estuviste muy acertado, recuerdes qué influyó para que en esta nueva ocasión vaya todo bien.

 

¿Te consideras una persona sensible después de leer estos puntos? ¿Qué grado de sensibilidad tienes? ¡Cuéntanos tu experiencia! Y recuerda...

 

¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes! 

Foto de portada: We heart it