Las vergonzosas noticias sobre agresiones sexuales que se dan todos los días

 2043
Por Q diciembre 26, 2018  más artículos

 

Estamos en Navidad, época para disfrutar de la familia y evadirte del trabajo, de las tensiones del día a día y de la actualidad aplastante que no cesa. Ese es el gran problema al que nos enfrentamos, que nunca, y menos en fiestas, los agresores sexuales se quedan quietecitos. 

Que estás dos días pasando de empaparte de la triste realidad con la que vivimos cada día, no pasa nada, al tercero, te encuentras con toda la mierda junta. 

Así, hoy puedes leer en los medios o ver en las noticias que un tío golpea a dos mujeres en mitad de la calle en la localidad de Sanxenxo en España y que, tras insultarlas diciéndoles "mamarrachas, putas o aquí huele a regla", una de las muchachas le recomendó que "era mejor que no saliera de casa si se comportaba así", lo que causó la furia del atacante abalanzándose sobre una de ellas. Después, el muy capullo cargó contra la otra chica, quien de un solo golpe la tiró al suelo, impactando su cabeza contra la acera mientras el agresor les gritaba "si a los de la Manada no les pasó nada, a mí por pegaros a vosotras, menos".

Una vez reducido por algunos testigos, el hombre escapó y, posteriormente, fue detenido por la policía, quedando en libertad horas más tarde. Mientras, las muchachas fueron atendidas para constatar lesiones y denunciar este hecho. Este es el mensaje que ha calado entre sinvergüenzas como este.

Mientras, hoy los miembros de La Manada seguían por videoconferencia la vistilla judicial para decidir si entran ya en la cárcel o se comen las uvas en familia. Aún no sabemos cuándo irán, pero lo que se ha confirmado es que su ingreso en prisión no será inminente. Esta es la lenta justicia de este país y así se reafirma el mensaje con el que se quedan todos los agresores que hay repartidos por España.

Que son casos aislados, que tenemos un país muy seguro, con poca tasa de delincuencia, violaciones, asesinatos... Pues sí, eso es lo que vas a escuchar cuando enchufas la tele, pero la realidad es que pasa, y más aún es que no podemos vivir pensando que les pasa a otras y a nosotras no. No es vivir con miedo, es tomar conciencia y saber lo que existe y lo que ocurre en este país. No podemos cegarnos a la obviedad, no podemos cegarnos ante la realidad de que se denuncia una violación cada cinco horas. Eso es lo que han interpuesto las mujeres en nuestro país a lo largo de este 2018 y así lo afirma el informe Balance de Criminalidad publicado por el Ministerio de Interior

Lejos de decrecer, estas denuncias van en aumento y son un 23% superiores a las registradas en el mismo período de 2017, que a su vez eran un 10% más altas que las de 2016. 

"El hecho de que aumenten las denuncias no significa que aumenten las agresiones sexuales. Lo que significa es que hay más mujeres que están sintiéndose identificadas por la mayor sensibilización que hay sobre este tema y que están optando por llamar a las puertas de algunas instituciones, como es el caso de la policía", afirma Bárbara Tadrón, experta en estudios de género. Aún así, también sabemos que no es la total realidad, pues "la mayoría de los casos nunca llegan a denunciarse", afirma Tardón.

Y cuando ya no te queda más cuerpo para asimilar más noticias de esta índole, siguen, y sin indagar mucho, como que andan buscando a un hombre por violar a una mujer de 28 años en el parque de Molina de Segura en Nochebuena. La víctima explicó en su declaración a la Policía que un hombre al que no conocía de nada le pidió fuego y, a continuación, empezó a hablarle, con la excusa de fumarse un cigarro juntos. En un momento dado, el sujeto la agarró y la violó. Ella intentó resistirse, aunque el hombre consiguió penetrarla. Tras consumar la agresión sexual, el desgraciado escapó del lugar.

Otro trágico incidente de violencia de género se daba este lunes por la noche, cuando un hombre acudía a la casa de su expareja en Llanes con la intención de retomar su relación con ella, a lo que ella se negó y ante su negativa, este la apuñaló y atacó también a su madre, a la que intentó arrollar con el mismo vehículo con el que emprendió la huida al percatarse de que los vecinos habían dado aviso a la Guardia Civil tras escuchar los gritos de las mujeres. Al día siguiente, el martes, era hallado el cuerpo del joven en un paraje boscoso conocido como La Llera, ubicado en las inmediaciones de Bricia, entre esta localidad llanisca y la de Balmori. Se había ahorcado en un árbol situado a escasos metros de una cabaña de su propiedad. Al menos, un final tranquilo para la mujer atacada. De lo contrario, ya sabemos qué hubiera pasado tarde o temprano. 

Hace unos días, otro asqueroso le daba una paliza y violaba a una joven estudiante americana en una línea de autobuses de Madrid.

Un vecino de Isla Cristina, Huelva, cometió tres delitos de agresión sexual en 2010. Hasta ahora las víctimas se habían mantenido en el anonimato, pero una de ellas ha roto el silencio para denunciar los hechos públicamente después de 8 años en el programa de "Espejo Público", pues es consciente de que, aún habiendo sido condenado a 20 años, dentro de cuatro estará en la calle y es justo entonces cuando se acaba su orden de alejamiento hacia las víctimas (cosa que tiene poco sentido), por lo que el miedo se apodera de ellas y el peligro de que vuelva a actuar contra otras mujeres es más que real y evidente. Este tío cometió tres agresiones sexuales en la playa de Urbasur. La primera de ellas sucedió cuando una de las víctimas hacía deporte por la playa. El agresor aprovechó para pedirla fuego y se abalanzó con una navaja para agredirla sexualmente. Unos meses después, actuó en el mismo lugar y en las mismas condiciones, propinando un puñetazo a la víctima para dejarla aturdida. Una de las mujeres que sufrió estas brutales agresiones se encontraba también practicando footing por la playa cuando el agresor la amenazó con un arma blanca. Ella se resistió a sus intentos de violarla, llegando a arrancarle un trozo de lengua.

Creo que no me dejo nada, pero seguro que si entro una vez más hoy en mi muro, puedo leer más noticias de mierda que lo único que hacen es demostrarnos que esto sigue y seguirá ocurriendo como no hagamos algo para impedirlo. ¿Cómo qué? Desde una Educación clara en todas partes, publicidad, medios de comunicación, escuelas, sobre estas deplorables situaciones y comportamientos, como una justicia más férrea contra los que los cometen, como una protección real a las víctimas. Un listado público de los agresores que salen en libertad en pocas horas impunemente también ayudaría, sobre todo, a que no tuvieran que producirse tres agresiones para que un desgraciado sea vigilado y condenado.

¿Su privacidad? No creo que tengan derecho a ello después de lo que han hecho. Las víctimas en potencia son las que necesitan saber por dónde se mueven y la mierda que hay por ahí suelta. Queremos nombres y apellidos de todos. La sociedad lo está reclamando. ¿Hasta cuándo tendremos que hacerlo?

 

 

Foto de portada: publico.es