Carta a mí misma

 4421
Por Annie diciembre 21, 2016  más artículos

 

Querida yo:

Quiero que me dejes caminar, correr y disfrutar como niños, sobre tu deteriorado corazón. Quiero que me dejes reparar tu solitaria alma. Quiero que me digas "hoy te amo", cada día. Quiero que me dejes creer en mí misma... Quiero que me quieras.

Eres "bella". ¡Qué palabra! ¿Verdad? Una palabra que puede hacer cambiar nuestros pensamientos, desde el tacto de una nube, hasta al de una áspera roca; puede hacer cambiar nuestras emociones, desde el color blanco de un ser de luz, hasta el negro de lo más profundo de un alma quebrada. En cambio, también puede hacer que salgamos de lo más profundo de aquel profundo pozo de desesperación. Al fin y al cabo, es una palabra y... las palabras se las lleva el viento, ¿no?

 

Dime, ¿por qué te afecta lo que digan seres inmundos? Seres que sacian sus almas, matando y deborando la de los demás...

¿Te has olvidado de nosotras? ¿Te has olvidado de lo fuerte que fuimos? Te has olvidado de... ¿amarme?

No necesitas etiquetas, como esas estúpidos pantalones esqueléticos, para ser bella. Tu belleza no la formula ni un número, ni palabras que atenten contra ti... contra nosotras. Nada de eso. Tu belleza la formulas tú misma... nosotras mismas. La formulamos con nuestros pensamientos, con hechos y, sobre todo, con nuestro amor propio. ¿Has visto alguna vez alguna sonrisa, recitando esa famosa frase, "estoy bien", mientras sus ojos gritan "me estoy muriendo"? Yo sí, al igual que tú. Somos la viva imagen de esa hipócrita sonrisa, juntos con esos lacrimosos ojos.

 

 

Dime que mañana despertarás. Dime que mañana nos miraremos al espejo, y nos devolveremos una gran sonrisa.

Dime que mañana no evitarás tus comidas. Dime que mañana no la olvidarás donde no debes (ya me entiendes).

Dime que mañana no atentarás contra tu persona. Dime que mañana habrán sanado nuestras cicatrices.

 

Pero... ¿sabes lo que te voy a decir yo? Te voy a decir que eres bella, guapa, hermosa... ¡joder! No vas a castigar más a tu cuerpo por el simple hecho de seguir los malditos cánones de belleza actuales o, en este caso, por el hecho de que aquellos seres inmundos te hayan corrompido. Tú puedes, nosotras podemos... porque somos unas GUERRERAS. Tienes gente que te quiere; el problema es que no lo ves.

 

 

Si quieres acabar con todo, ¿por qué no lo has hecho ya? No lo has hecho porque realmente no quieres rendirte. Es simplemente un monstruo que te atrapa en sus oscuras y viejas garras, el que te obliga a tener esos indeseables pensamientos. Por favor, ¡LUCHA! Lucha contra esos "asesinos silenciosos".

Recuerdo cuando una de esas garras atravesó tu corazón unas dos veces... ¿cómo hiciste para sobrevivir? Supongo que algo no lo quiso, pero... todo pasa por una razón. Quizá... tienes una misión en este mundo, que aún desconoces. Quizá... no era nuestra hora.

 

  Tumblr

 

¡VAMOS A SER FELICES, JODER! "Felicidad", eso sí que es una palabra bella, y no esta última. La palabra "bella" tiene diversos significados, según los ojos del que mire. Sin embargo, la felicidad es FELICIDAD. Y es todo lo que necesitas. 

Quiero cerrar esta carta diciéndote que no te hagas daño. Tú no eres la culpable; la culpable es la sociedad. Hagas lo que hagas, siempre te van a criticar. Vivimos en un mundo donde existe mucha envidia y maldad... lo único que tienes que hacer es encontrar esa parte del mundo escondida donde eso no exista... donde sólo exista la felicidad, ayuda, amoréxito... ¿Y sabes por qué esta parte está escondida? Porque sólo pocos la merecen. Y una persona de esas pocas eres , por muy difícil que lo encuentres de entender.

Por favor, no me abandones.

Sinceramente: la persona que te intenta salvar.

 

Si conoces a alguien que esté pasando por la misma lucha que esta alma está haciendo, por favor, ayudála. Aunque no pida ayuda, su interior sí lo hace. Compréndela y apóyala. ¡JUNTÉMONOS para crear una mejor sociedad!

Foto de portada: We heart it