Las mujeres están sacudiendo el sistema en las elecciones de México

 1393
Por Editorial julio 1, 2018  más artículos

 

Hace cuatro años, el gobierno mexicano aprobó un nuevo paquete de reformas políticas que requiere que cada parte tenga al menos el 50% de sus candidatos hombres y mujeres. Como resultado, más de 3.000 mujeres se postulan para el cargo en las elecciones de este año, la más grande en la historia de la nación.

Las elecciones de este 1 de julio tienen un peso notable al decidir el destino del paísTreinta y uno de los 32 estados celebran elecciones locales el mismo día que el general. Para el lunes, todo el Congreso será reemplazado, se llenarán miles de escaños representativos y cientos de carreras de alcaldías cambiarán el liderazgo en todo el país. Los temas principales sobre la mesa incluyen las relaciones entre Estados Unidos y México, la eficacia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el futuro de la energía y la seguridad.

Pero, a pesar de que este 1 de julio, tras la reforma electoral de 2014, se celebran en México los primeros comicios en los que las distintas coaliciones deben garantizar la paridad de género en sus listas –casi 65 años después de que se reconociera el sufragio a la mujer–, la campaña ha dejado en evidencia la falta de una política igualitaria.

Para la antropóloga Marta Lamas, “la idea que ha traído la modernidad democrática de que se necesitan más mujeres en puestos de toma de decisiones no garantiza un giro en la política. Un cuerpo de mujer en un puesto estratégico no garantiza un pensamiento feminista”, subraya la activista por la igualdad de género e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La retirada de Margarita Zavala, la única mujer candidata a la presidencia de México, el pasado 16 de mayo, “no supuso un retroceso en las reivindicaciones feministas”, afirma Lamas, porque la candidata independiente y esposa del expresidente Felipe Calderón (PAN, 2006-2012) no había hecho “ninguna aportación al debate distinta de los demás candidatos”. Derrotada la única representación femenina en la contienda electoral, las propuestas para la igualdad de género pasaron de ser citadas superficialmente por los aspirantes a quedar relegadas al último cajón de sastre del resto de programas, dirigidas a un público casi exclusivamente femenino.

El mayor drama se encuentra en la cantidad de mujeres asesinadas a manos de hombres. Las últimas cifras sobre feminicidios revelan que, en 2017, 671 mujeres fueron víctimas mortales de la violencia machista, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que pone en conocimiento público por primera vez estos datos.

El destino de Margarita Zavala ha sido compartido por la candidata igualmente innovadora María Jesús Patricio Martínezuna mujer indígena del pueblo Nahua en el occidente de México y una curandera en su comunidad, y su campaña centra las formas en que los indígenas han sufrido durante mucho tiempo a manos del gobierno mexicano. "El gobierno no está interesado en apoyar a los pueblos indígenas. Nos ve como personas que se interponen en el camino", le dijo a The Guardian. "La clase política solo ve la tierra y nuestros recursos naturales como medios de hacer dinero, no cosas que benefician a la comunidad y necesitan protección". Su campaña tenía la intención de alterar las formas tradicionales en que las elecciones mexicanas se han llevado a cabo al centrar la atención en el abandono y el abuso de las poblaciones indígenas en México: caminó para que otros en el futuro puedan huir. Todo el proceso de convertirse en candidata fue una tarea colosal, y su presencia obligó al público a prestar atención al daño infligido a las comunidades indígenas.

A pesar del volumen de mujeres candidatas en las urnas este año, también han persistido otras barreras basadas en el género, incluidas las actitudes culturales que las retrasan. Mayka Ortega Eguiluz, una candidata a la legislatura local en Oaxaca, le dijo a NPR que el desequilibrio es claro. "Por ahora, en mi sistema mexicano", dijo, "las mujeres seguiremos trabajando tres veces más que los hombres".

La conclusión de la politóloga Sandra Barba sobre el debate que ha girado en torno a la mujer durante esta campaña es que “los candidatos piensan en las mujeres como en un target de marketing electoral y no como ciudadanas que demandan derechos y poder ejercerlos”. Ante la crítica sobre unas propuestas electorales sectoriales, que parecen dirigirse a las mujeres no como a la mitad de la población que son, sino como a un grupo similar al de los maestros o el de los transportistas, la representante de Morena Arriaga admite que falta involucrar más a los hombres en la discusión, pero “en México hay muchos que no entienden el tema y les da miedo hablar de algo que no saben”. “Y si bien es cierto que la agenda tiene que ser más amplia, en Morena es donde encuentro la esperanza”, concluye.

Independientemente de los resultados, las elecciones en México han arrojado nueva luz sobre las desigualdades de género y raciales en todo el país, y han abierto las puertas a nuevas oportunidades para el liderazgo femenino en el futuro.

 

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuentes: msmagazine.com
               elpais.com
Foto de portada: debate.com