Te quiero

 6012
Por Editorial noviembre 19, 2016  más artículos

 

Te quiero... una frase tan simple de pronunciar que hace que nos preguntemos cómo es, a la vez, tan complicada de sentir, o al menos de admitir que sentimos.

 

Ya que, en el momento que comienzas a hacerlo, todas las alarmas de precaución dentro de ti se disparan, tratan de advertirte de que, tal vez, no todo saldrá como esperas, no todo será color de rosa y que, probablemente, no durará para siempre aunque, en ese momento, tú las ignoras por completo porque, así es, te has enamorado de una persona que, aparentemente, comparte ese sentimiento. 

Sientes que estás flotando sobre una nube sin separar los pies del suelo mientras intercambiáis esas dos palabras, "te quiero".

Pasan los días, las semanas, los meses o, incluso, los años, y tú no te planteas ni por un segundo cuándo será la última vez que dedicarás esas palabras a la persona por la que las sientes.

Y, de repente, llega ese momento, a veces sin esperarlo, cuando creías que nada ni nadie podía romperlo. Es entonces cuando tu nube suave y acogedora comienza a impregnarse de gotas de agua y a llover haciéndote caer, como una de ellas, sobre el frío y duro asfalto.

"Mierda, otra vez" es lo que se escucha en tu interior, otra vez obviaste las alarmas que te decían que "puede que no funcione", otra vez te ves con el corazón encogido llorando noche tras noche mientras escribes letras vacías con sentimientos rotos, o escuchando esas canciones que hace pocos días te parecían simples frases de un autor cualquiera, pero que ahora cobran sentido y te hacen recordar esos momentos a su lado que tan feliz te hacían.

 

Esos que te hacían sentir que nada podía contigo, te sentías viva, lo tomabas todo con una sonrisa, porque él estaba ahí, esa persona junto a la que te comías el mundo, pero que, de repente, es ahora este el que se derrumba sobre ti. 

De nuevo, transcurren los días, las semanas, los meses y un rayo de luz entra por tu ventana, levantas cabeza, y por fin, te das cuenta que no era imposible superarlo, es más, ahora lo ves como una tontería, cosas peores has vencido y cosas peores suceden día a día.


Aun así te prometes, una vez más, que no caerás de nuevo en la trampa, que no volverás a pronunciar un último "te quiero" porque no habrá otro primero.  Pero, ¿sabes qué? Borra eso de tu mente y vuelve a enamorarte, aun con el riesgo de que no salga bien, hazlo. Una y otra vez, quien sabe si tarde o temprano uno de ellos es tu "príncipe azul" con el que compartirás un mutuo amor el resto de tu vida. En el caso contrario, ¡qué importa!

Lo único que debes hacer antes de ello es enamorarte de alguien que nunca te va a fallar, nunca te va a dejar caer y jamás te hará sufrir... Esa persona eres tú, eso es, enamorate de ti.

 

Tú eres la única que conseguirá salir adelante en cualquier situación, podrás tener el apoyo de tus familiares y amigos, el cual se agradece y es de gran ayuda pero, al fin y al cabo, eres tú la que debe superar los baches que la vida te ponga por altos que sean, la única que estará siempre ahí, tú.

Quiérete, no dependas de una persona que pueda ser pasajera en tu vida, no esperes que te digan lo guapa o inteligente que eres para sentirte bien. Levántate cada mañana y cuando te mires al espejo, dítelo tu misma y confía en ello, lo eres.

Solo cuando consigas enamorarte de ti, estarás preparada para entregarte a otra persona sin miedo a que el final de una relación o cualquier mala circunstancia pueda contigo.

Autora: @espegonzalez

 

Y ya sabes... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!  

Foto de portada: We heart it