Lo que perderás siendo un maltratador

 5709
Por Q noviembre 9, 2018  más artículos

 

Con el primer desprecio, la comenzarás a perder.

Con la primera bofetada, perderás tu hombría. Serás un cobarde y un desgraciado, aún no sabiéndolo nadie más que tú y ella. Lo que ya eres no lo va a cambiar la opinión de la gente que conoce una verdad a medias, o ni eso. 

Con la primera patada, perderás el respeto por todo.

Con el primer moratón, perderás el respeto de todos.

Creerás que estás en tu derecho, que ella no te comprende, que te irrita, que te hace la vida mucho más complicada. 

Y, una mierda. Lo que estás perdiendo es la esencia de ser humano. Eres tú quien tiene que analizarse. Eres tú quien tienes que parar.

No ella.

Ella no sigue ahí por amor. Ella ya no te ama. Ella tiene miedo. Demasiado como para dejarte.

¿Tú amarías a la persona que te maltrata física o psicológicamente? Si la respuesta es sí, te pregunto: ¿en qué puto mundo vive tu mente? 

Le has hecho creer que no vale nada, la has considerado inferior y ella se lo ha terminado por creer.

Cree que sin ti no tiene a dónde ir. La sociedad le pide que sea valiente y que salga de la espiral de mierda en la que tú la has metido.

Tú que te crees un ciudadano ejemplar, tú que crees que los tienes bien puestos, tú que no vales nada y por ello reflejas tus frustraciones en ella, la castigas a ella por lo miserable que te sientes.

Tú eres quien debe parar. Tú eres quien la debe dejar tranquila, que haga su vida, que te olvide, que viva.

Si no lo haces, si sigues por el mismo camino, solo llegarás a un túnel mucho más negro del que te encuentras ahora. Acabarás con todo y será tu mayor ruina.

La sociedad se enterará, te dará de lado. Serás un mierda para los demás, aquellos que tanto te importan de cara a la galería.

Que sepas que te escupirían si te tuvieran delante. 

Si tan valiente eres, di abiertamente lo que le haces a tu mujer cuando te apetece. Cuenta cómo la humillas y cómo le pegas palizas para que entienda. Explica cómo luego le pides perdón y le prometes que todo volverá a ser como antes.

Si tan valiente eres, muéstranos la clase de monstruo que estás hecho.

Quizá tu vida sea tan mierda en este punto que tu decisión sea matarla o matar a vuestros hijos para causarle aún más daño. Recuerda que también son tuyos. 

Quizá no te importe a estas alturas porque has decidido acabar después con tu asquerosa existencia. Haznos el favor y mátate antes, y así seguro que todo es más bonito. 

Entonces, entenderás que el único problema que existía eras tú mismo. 

Bueno, no estarás para entenderlo, pero tu mujer sí y, por fin, podrá ser feliz. 

Antes de darle el primer grito, la primera bofetada, de hacerle el primer moratón, plantéate que es al revés, plantéate que alguien te hace la vida imposible y actúa con violencia contigo, plantéate lo mierda que eres y lo que estás haciendo con las personas que supuestamente quieres.

 

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: