¡Dime cómo te llamas y te pido para los Reyes!

 2030
Por FEM octubre 13, 2016  más artículos

"Eso sí es un culo y no lo que le quita mi madre a los pepinos" dice una voz que parece omnipresente pero que, en realidad es la del obrero que está en el andamio de la tercera planta de la calle de enfrente por la que vas caminando.

Para la RAE estos piropos, por llamarlos de alguna forma, son dichos breves con que se pondera alguna cualidad de alguien, especialmente la belleza de una mujer pero, claro, en España nos lo llevamos a nuestro terreno y quedan algunos tan finos y elegantes como "Si tú fueras mi madre, mi padre dormía en la escalera", lo que hace que no sepas bien si reirte o llorar.

Si analizamos el origen de la palabra, esta procede de pyropos, que en griego se usaba para describir aquello que tenía un color encendido y del latín pyropus, en referencia a una piedra preciosa de color rojo intenso, por lo que llega hasta nosotros como una joya, aunque el paso del tiempo ha hecho que su significado se vaya haciendo cada vez más truculento... Ejemplo de esta deformidad: "¡Guapa! Seguro que meas colonia".

Al principio se usaban para cortejar a la amada, además de con regalos materiales, con estos piropos, definiendo el acto de regalar algo bonito a través de la palabra con halagos tales como "Si Cristóbal Colón te viese diría: 'Santa María, qué pinta tiene esa niña'”.

Fue durante el Siglo de Oro cuando esta galantería empezó a extenderse popularmente y, con ello, su desviación hacia los piropos que conocemos hoy en día. Para que no te quedes con las ganas de aumentar esta cultura popular, QFem ha hecho una recopilación que pasa desde los matemáticos hasta los más bastos que puedes oír.

 

Estoy buscando a mi ½ para llevarte a mi ¼  

Cuadriculado al máximo, con una gran pasión por las matemáticas y claro en sus objetivos. 

¡Preciosa! Con esa mirada tan dulce me dan ganas de chuparte un ojo  

La sutileza no es el punto fuerte de este piropo.

Mami, eres el sudor que empapa mi sobaco

El asquito inminente nada más soltar este piropo está garantizado.

Flaca... ¡Tírame un hueso!

Como si de un perrillo se tratase, este piropo hará que te quedes con cara de “no se sí reírme o llorar”.

Estás tan bueno/a que te hacía un traje de saliva

Las modas en alta costura pasan por muy diferentes etapas, quizás este está muy puesto.

¡Señora! ¡Le cambio la hija por un piano y así tocamos los dos!

Hay quien se gana el odio de la suegra a pulso...

Bienaventurados los borrachos porque ellos te verán dos veces

¡Amén!

¡Dime cómo te llamas y te pido para los Reyes!

Siempre hay alguien que mantiene el espíritu de la Navidad durante todo el año.

¿Arrejuntamos las meaderas?

Cara de póker y mutis por el foro...

Tienes un corazón tan grande que no te cabe en los calzoncillos

No todos son cosa de ellos, pues nosotras también soltamos lindezas del estilo. 

No te tomes muy en serio estos halagos tan finos y úsalos para echarte unas risas. ¿Conoces más? ¿Te han dicho alguno? ¡Cuéntanos tu experiencia!

 

¡Si ayudarnos a crecer quieres compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest