Nos urge un cambio

 2262
Por María Fernández diciembre 13, 2017  más artículos

 

Me gustaría no estar escribiendo esto ahora mismo. Pero tengo la obligación de hacerlo. No es una obligación impuesta por terceros, es una obligación más bien moral. Y es por la necesidad de encontrar una respuesta que me justifique lo que está pasando. Nunca he pensado que mi ideología sea la más acertada; de hecho, me interesa saber sobre las demás. En concreto, la que más me llama la atención, es la que se está moviendo entre la mayoría de ciudadanos de una España hecha mierda. Dicen defender una nación, su gente, su “cultura”, su bandera. O igualmente dicho; una nación corrupta, gente violenta e ignorante, asesinatos en plazas y banderas que ensalzan un país podrido desde las más profundas raíces.

Y no digo todo esto a ciegas, lo digo porque yo, al igual que todos los ciudadanos que no tenemos ni cuentas en suiza ni estamos imputados en ningún caso de corrupción, los que vivimos del curro que nos sale, sufrimos las más gravísimas consecuencias de todo este sistema de cuñaos.

Sistema en el que nos tenemos que quedar fregando platos en un bar más de 8 horas para poder pagarnos una carrera universitaria el día de mañana.

Sistema en el que vas a manifestarte por tus derechos y una manada de banderas franquistas arremeten contra ti (y salen impunes de ello).

Sistema en el que miles de jóvenes aborrecen la educación pública.

Sistema en el que tú no tienes dinero para comer, mientras que el gobierno que se encarga de tu felicidad está de parranda en un yate o jugando al golf. Sistema en el que, además, mantenemos el peso de una corona que no nos proporciona nada productivo.

En fin, sistema que nos putea, nos hunde en la miseria, nos escupe en la cara, nos discrimina, nos odia, nos mata.

Y aquí está España, levantando y colgando sus banderas por los balcones. Y a pesar de todo esto, la gente no quiere cambiar nada.

 

Siguen amando los mismos colores, aunque sean estos los que les embarga el piso o no les da trabajo.

Siguen odiando cualquier alternativa para mejorar este país, como si tuvieran miedo de salir de su zona de confort.

No se es menos español por progresar ni por abrir la mente. Al contrario, lo serías más porque estarías buscando lo mejor para tu país y sus ciudadanos. Pero, aun así, preferís colgar la bandera en el balcón, ofender a los que no “piensan” igual que tú y votar por seguir quebrando aún más la poca y mala convivencia que nos queda entre los diferentes sectores ideológicos.

Mi intención no es adoctrinar a nadie, es ayudarle a desatarse de la ignorancia que le impide ver las injusticias que vive diariamente, y que dejarían de existir con el simple gesto de abrir los ojos y actuar.

Busquemos un mejor futuro, lejos de la impunidad del franquismo y la culpabilidad de la manifestación de los derechos humanos. Busquemos una mejor España.

 

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: