Cada ser con su tormenta

 2033
Por FEM febrero 24, 2018  más artículos

 

Cada ser con su tormenta,
su particular pesar,
alegrado con la incomparable felicidad
hallada por casualidad en aquel extraño momento,
jamás lo hubiera pensado.
Quizás la excusa es la cercanía,
quizás lo es mirarla y verme reflejada y que se vea en mi regazo,
niña mimada más que de costumbre.
No todas las vallas se pueden saltar juntas
mejor no quedarme colgada en la de la sonrisa,
hay quien me ha dicho que es letal
porque al no tener cosquillas, quizás no es de fiar,
¿y qué más da?
Si se supone que está bien o vamos a terminar mal,
la espera no merece la pena,
el instante es deliciosamente intenso y aferrante,
el después se queda con las sonrisas de pensarte
sin estar, sin ser, sin tener, solo aquí, un momento
¿y para qué más?
Si es jodidamente perfecta
pedir más sería osadía,
aprendamos a disfrutar lo bueno de lo efímero
antes de que se convierta
en las cadenas de lo eterno.

 

 

Antes de irte, recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!