Leticia Dolera: ‘Un director me tocó una teta’

 1427
Por FEM diciembre 4, 2017  más artículos

 

Domingo por la noche y Ana Pastor llamando a nuestra televisión, ¿qué nos traes hoy? #ObjetivoAcoso. Si nos referimos al tema, nada nuevo, por desgracia, sin embargo, sí es novedoso que sea una mujer quien conduce este debate, sí es novedoso que haya mayoría femenina en la mesa de expertas, pequeños logros que tristemente no son suficientes.

Tener que hacer un programa así ya dice mucho de lo mal que llevamos la sociedad, pero dejando la voz catastrofista de lado, centrémonos en lo que nos cuentan, por si alguien aún tiene dudas sobre este sistema patriarcal que nos jode la vida, en especial a mujeres y también a los hombres. Los escándalos sexuales en Hollywood han hecho que muchas mujeres relacionadas con este mundo hayan hablado sobre las situaciones de acoso que han vivido. No falta quien les recrimina (a ellas, ojo) por hablar “tarde”, hecho que explica el psicólogo del instituto nacional de la mujer andaluz con el tiempo de recuperación de cada ser, ¡hasta eso queremos juzgar!

">3 de diciembre de 2017

Dando pinceladas a muchos temas, pasando de puntillas otros, con gran acierto en cuanto a cómo lo han enfocado, Ana Pastor nos muestra la conversación con Leticia Dolera, directora, actriz y una de las activistas feministas más influyentes del momento, sobre todo, a través de las redes sociales. Ella nos cuenta cómo se dió cuenta tras una conversación corriente que sí había sufrido acoso. Es lo normal, hasta que no te deconstruyes no eres capaz de asumir que esa impotencia que te arde en ocasiones o que esas veces en que te dicen que eres muy exagerada son esos momentos en los que toca hacerle frente al señor patriarcado aunque él se mantiene intacto por todas las personas que lo mantienen vivito y coleando.

">3 de diciembre de 2017

 

Leticia nos transporta a una fiesta de fin de rodaje en la que la complicidad con el equipo era buena hasta que, de buenas a primeras, y estando entre un grupo de gente, el director le toca una teta. A la mayoría de mujeres se nos ha debido remover algo al oírla, a mí me ha pasado, cambia la parte del cuerpo, cambia el agresor o juega incluso a cambiar el escenario, pero todas hemos vivido una escena similar. Nos cuenta que le plantó cara preguntándole “¿qué haces?” No importó, el silencio cómplice le daba autoridad porque, como nos cuenta la directora, la situación de acoso no se da en exclusiva por tener pene o vagina, sino por esa situación de poder que se reafirma en cada acto, les da autoridad.

La decisión de ponerle fin a un sistema con los engranajes tan manidos que, veremos a ver si somos capaces de cambiarlos, no se da por placer, es que siguen asesinando a las mujeres y a nadie parece importarle antes de que estén metidas en ataúdes y pasen a ser una vez más culpables en este caso de inflar la estadística. El concepto de mujer fatal y mentirosa que puede arruinar la vida de los “pobrecitos” hombres se sigue manteniendo, aunque no haya datos que la apoyen. La naturalización del problema nos confirma que está ahí, cuenta Leticia que en ese momento se sintió impotente por no poder hacer nada pero es que más tarde se sentía avergonzada y humillada, es decir, había asumido la culpa de un acto abusivo que ella no había cometido, la cultura de la violación en su máxima representación.

">3 de diciembre de 2017

 

El poder de Leticia contando este caso reside en que, por contarlo, algunas mujeres dejarán de tener la sensación de que están locas porque se han rebelado contra el machismo imperante, pero como no interesa que despierten de este cuento, pues aún nos quedan muchas voces por alzar. El cuñadismo de España llega a tales niveles que entre “machos” se tapan, se aplauden, se ríen “del sexo débil”, a nosotras nos falta llevar a la realidad ese mismo sentimiento pero mejorado, en su versión 2.0 porque la definición ya la tenemos, el término (sororidad) también, solo nos falta entenderlo, deconstruirnos y querer ponerlo en práctica.

Es necesario este levantamiento de mujeres, tal y como defiende Leticia, las redes sociales son buenos altavoces en este sentido. Aunque, como en la vida real también a estos espacios llega el machismo. Si seguimos la línea del programa y nos paramos un momento en ver cómo tratan las fotos del sexo contrario cada grupo (hombre/ mujer) mediante las redes podemos entender sin lugar a duda que tenemos un problema. Las fotos de chicas compartidas en grupos de chicos junto a su perfil en redes para reírse de ella o para acosarla es demencial y si a algún integrante se le ocurre quejarse de estas prácticas lo ponen “de maricón” para arriba.

">3 de diciembre de 2017


Con el tema de los piropos pasa lo mismo, ¿de verdad esperan que te tires a sus pies por soltarte una asquerosidad? Solo demuestran su poder para acosarte y la sociedad cómplice no parece querer reaccionar. No podemos pelear solas y este es otro de los puntos que magistralmente tocó Pastor, pues no se puede concebir una reforma de ley que pretenda un cambio real y se destine un capital de 0 euros para ejecutarla...

Se sigue perpetuando el aprendizaje del miedo en el que ellas han de tenerlo por cualquier cosa para que él pueda “rescatarte” y, en cambio, ellos no pueden mostrar este miedo como falta de serenidad, sino que lo han de hacer en forma de violencia. Además, mediante este mismo aprendizaje y basándonos en las teorías del género binario creamos personas frustradas que han aprendido que tienen derecho, sin asumir responsabilidades, con el ejemplo del niño que levanta la falda a la niña y se les dice “son cosas de niños” perpetuamos esta sociedad machista, sin más.

">3 de diciembre de 2017

 

Se quedaron temas por tocar y que Pastor junto a sus colaboradoras (ya que había mayoría femenina) nos hubieran mostrado más hubiera sido todo un avance como sociedad valiente al exponer en horario de Prime Time, abanderado por machunos de todas las edades, los temas que como sociedad nos debilitan. Aún nos queda pelear contra ese “no te pongas una falda tan corta”, en lugar de recriminar a quien tenga actitudes machistas, aún nos queda condenar al putero y no a la puta, aún nos faltan muchas cosas para llegar al ideal, de momento nos alegraremos por la buena labor de visibilización de dos grandes mujeres de la realidad española Ana Pastor y Leticia Dolera y pelearemos para que pronto este tipo de programas no sea necesario porque el machismo haya caído.

 

Antes de irte, recuerda… ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: Eldiario.es