No sabía que estaba siendo maltratada

 5321
Por Nina febrero 16, 2018  más artículos
 
 
Durante mucho tiempo viví con el miedo a que llegara a casa.
 
Me invadía el pánico cada vez que abría la puerta, me hacía la dormida, pero eso no evitaba que me gritara y expulsara toda su ira hacia mí.
Maquillaba los golpes con una sonrisa y eludía la preocupación de mis amigos con un simple mensaje “Estoy bien”, pero no lo estaba.
Sus continuos insultos, sus menosprecios.
 
No solo duelen los golpes.
 
Él minaba mi seguridad haciéndome creer que no había vida sin él, que yo no valía para nada, ni para trabajar.
Él era el que me pedía que no trabajara para luego echármelo encima en cada momento.
“Si no te pego no aprendes” me gritaba mientras me cogía del pelo y me arrastraba por todo el cuarto.
Me quitaba el móvil a su antojo con la excusa de que era suyo y lo pagaba él examinando todas mis conversaciones para luego llamarme puta por no encontrar nada, excusándose en que lo habría borrado todo.
Me robó todo lo que me quedaba, mi personalidad, me prohibió salir con mis amigas, me encerraba en el cuarto o en la casa bajo llave si se enfadaba.
Y yo intentaba evitar sus enfados procurando ser la pareja perfecta, pero no era suficiente para él, nada era suficiente.
Cualquier excusa era motivo de discusión y de pelea donde siempre perdía yo.
Después me dejó, me echó a la calle dejándome sin nada.
Me rompió el corazón.
 
Muchas veces.
 
No sabía que salir de allí sería mi salvación.

No sabía que estaba siendo maltratada.
 
 
 
 
 
Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!
Foto de portada: pinterest