¡Solo somos amigos!

 2617
Por Q septiembre 4, 2016  más artículos

 

En muchas ocasiones, los términos amor y amistad se aproximan tanto que terminan confundiéndose. Las amistades entre hombres y mujeres son un hecho y muchas duran para toda la vida. El problema está cuando una de las dos partes se pasa al plano equivocado y empieza a sentir algo más que amistad.

Hay pocos estudios sobre las relaciones entre hombres y mujeres que no son parientes ni pareja y los pocos que se han realizado sostienen que los hombres sienten mayor atracción física y sexual por sus amigas y tienden a sobreestimar cómo ellas los ven. Por el contrario, las mujeres generalmente no se sienten atraídas por sus amigos, infravaloran la visión que sus amigos tienen de ellas y dan por hecho que el sentimiento es mutuo. Estas apreciaciones tan desniveladas pueden dar lugar a malentendidos y son el motivo por el cual muchas mujeres dan, sin quererlo, “falsas ilusiones” a sus amigos masculinos. 

También hay estudios que demuestran que las mujeres son más propensas a empatizar con los hombres y desear con ellos una amistad pura y duradera sin mezclarla con asuntos amorosos. En cambio, los hombres están más dispuestos a prepararse para la oportunidad del romance, a pensar en "su amiga" desde otro plano ya esté esta emparejada o no. Las mujeres prestan más atención a la situación sentimental de "su amigo" y demuestran mayor falta de interés si este ya está enfrascado en otra relación.

El amor que surge de la amistad es precioso, pero no siempre tiene por qué acabar así y nos negamos a tener que romper lazos con el sexo contrario por miedo a llegar a algo más que no queremos, por no ser correspondidos o por la estúpida idea generalizada de que los hombres y las mujeres no pueden ser amigos.

Por ello, si eres de los que piensa que sí es posible mantener una bonita amistad con el sexo opuesto y te niegas a perder la oportunidad de disfrutar de amistades variadas, independientemente del sexo, edad o raza pero, a veces, también te cuesta distinguir cuándo hablamos de amistad y cuándo de amor, QFem te trae estas señales que debes tener en cuenta para reconocer una amistad verdadera.

1. Contigo siempre está relajado/a 

Si siempre que está contigo se siente cómodo/a es porque no le gustas. Que sea cariñoso/a va en la personalidad de cada uno y no en sus intenciones contigo. Las muestras de cariño amistosas difieren (o al menos deben) de las que hacemos a nuestras parejas y, no por ello deben faltar los abrazos y los besos de corazón. Para que no haya lugar a confusiones, sé cariñoso, pero siempre respetando los espacios del otro. 

2. Te habla sobre otras personas que le interesan sexualmente

Que seas su paño de lágrimas cuando tiene un problema con su pareja, no te da derecho a pensar que ese apoyo te llevará a algo más... Si te habla de él/ella con total normalidad formando parte de vuestras conversaciones diarias, te pide consejo sobre su relación o, simplemente, habla sobre su atracción hacia otras personas con naturalidad, es que tú no eres su objetivo. 

3. Se preocupa porque te busques novia/o 

Se preocupa por tu bienestar, porque seas feliz y te enamores, por lo que aprovecha cualquier oportunidad para presentarte un/a amigo/a majísimo/a que te encaja a la perfección. Esto demuestra el aprecio que siente por ti y lo mucho que le importa que estés bien, pero con la persona adecuada para ti.

4. Te pide ayuda cuando más la necesita

Eres su apoyo incondicional, sí, te ha tocado a ti, pero no por ello tenéis que ser el uno para el otro. Simplemente, te necesita y cuenta contigo cuando realmente está en apuros porque sabe que tú no le fallarás nunca por mucho tiempo que paséis desconectados. Eso es la amistad.

5. Toma distancia en público

Deja claro que sois amigos, no se pega a ti como una lapa y presta atención al grupo, no únicamente a ti. Salís a tomar algo juntos, pero mantiene esa misma distancia para que no se malinterprete la situación. No le gustas. Está claro. Ese tipo de atención sexual la focaliza en otras personas que no eres tú. 

6. No se arregla para verte

Si ha pasado la barrera de que lo/la veas desarreglado/a, y no perteneces a su familia ni eres su pareja, está claro que no le interesas. Si no, se arreglaría para ti con cualquier excusa.

7. Vuestras conversaciones se centran en aficiones que compartís

Sois conscientes de que cada uno tiene su vida y no tenéis ya edad para andar todo el día al teléfono dejando las horas pasar y las conversaciones interminables. En este punto, los chicos son más monosilábicos que las chicas, por lo que nuestras conversaciones de whatsapp se resumirán a tratar temas afines que no compartes con otras personas o con personas de tu mismo sexo.
 

La sinceridad desde un principio sería una buena solución para paliar este hándicap. Si desde un principio, somos conscientes de que la otra persona a la que estamos cogiendo un gran cariño no es "nuestro tipo" o, simplemente, lo hemos aceptado y querido en nuestra vida desde el plano puramente amistoso, pues ya uno de los dos mantiene su plano amoroso felizmente ocupado, desde QFem apoyamos estas amistades sanas y verdaderas. ¿Y tú? ¿Crees que puede existir una relación de amistad verdadera entre hombres y mujeres al margen de la sexualidad? 

 

 

Foto de portada: Shutterstock/ThomsonD