El flipante videoclip de Beyoncé y Jay-Z que reivindica el arte negro en el Louvre

 2433
Por Editorial junio 20, 2018  más artículos

 

No es fácil ir al Louvre y eclipsar a la Mona Lisa, pero Beyoncé y Jay-Z lo han logrado. Con Apeshit, el primer vídeo musical de su nuevo álbum colaborativo “Everything Is Love”, la pareja de poder reinante del pop utiliza el museo parisino como su patio de recreo privado, regocijándose con sus obras de arte más famosas y usándolas para reivindicar un sutil punto de vista político que se nos pasa desapercibido.

El vídeo de seis minutos de duración fue grabado en dos noches mientras el museo estaba cerrado al público. Superó los 15 millones de vistas en tan solo 3 días desde su publicación el pasado 17 de junio. Durante el videoclip se puede apreciar La Gioconda de Leonardo Da Vinci, así como cuadros históricos de Jacques-Louis David, pintor de cámara de Napoleón Bonaparte, y esculturas como la Venus de Milo o La Victoria de Samotracia

Tan pronto como La Mona Lisa entra en escena, queda relegado a un segundo plano, mientras que Los Carter (nombre con el que el dúo de esposos se hacen llamar) se paran frente a él con enigmáticas miradas que rivalizan con las de La Gioconda.

La próxima vez que vemos la pintura, está aún más lejos, detrás de una escena que funciona como portada del álbum; una mujer negra que peina suavemente el cabello de un hombre con un pico afro. Esta escena refleja cómo la gente de color ha sido dejada de lado en el canon del arte occidental haciendo un intento por restablecer el equilibrio.

La reivindicación no deja de estar presente en toda la puesta en escena. Un llamativo ejemplo lo vemos en la escultura griega Hermes Fastening y su Sandal, que muestra al dios mensajero o un atleta arrodillado, seguida por un grupo de bailarines negros arrodillados, adoptando la pose de "hincar una rodilla" recientemente utilizada por los atletas estadounidenses como una protesta contra la brutalidad policial.

El escenario sirve como decoración para las coreografías de mujeres, además de escenas sincronizadas que fueron creadas por el bailarín belga, Sidi Larbi Cherkaoui con el objetivo de reafirmar la igualdad de la cultura afroamericana con la cultura occidental. Ante La consagración de Napoleón, una decena de bailarinas y Beyoncé se mueven aprovechando las extraordinarias dimensiones del lienzo de Jacques-Louis David, de casi diez metros de ancho. Cada una con ropa interior del mismo color que su piel, lo que crea un efecto de semidesnudez, contraste y orgullo racial que se mantiene durante todo el vídeo.

 

Las figuras negras siguen bailando a través de las obras más conocidas del museo como Las Bodas de Caná de Paolo Veronese, mientras Jay-Z golpea frente a La balsa de Medusa de Géricault, una pintura de 1819 que presenta a un hombre negro como su figura salvadora central, agitando para llamar la atención de la nave que lo rescatará a él y a sus compañeros marineros naufragados.

Retrato de una negra de Marie-Guillemine Benoist, una de las pocas artistas femeninas cuyo trabajo se cuelga en el Louvre, también ocupa un lugar destacado en el vídeo. Pintado en 1800, seis años después de la abolición de la esclavitud en Francia, a menudo se toma como un símbolo de los ideales igualitarios de la Revolución. El vestido blanco de la modelo, la faja roja y el manto de terciopelo azul reflejan los colores de la bandera francesa.

Los Carter no son los primeros artistas que graban en el museo. Mucho ha cambiado desde 1964, cuando Jean-Luc Godard coló una cámara sin permiso, disparando a sus actores huyendo de los guardias de seguridad reales para su película Banda aparte. Desde 2008, se realizan alrededor de 500 sesiones de grabación en el museo y sus alrededores. "No podemos aceptar todas las producciones que quisieran filmar en el Louvre, pero lo intentamos", dijo Joelle Cinq-Fraix, que dirigía la unidad de cine del museo, en 2014. "Queremos que nos vean en las pantallas de todo el mundo. Es una de nuestras formas de existir en el mundo de los sueños de todos ". Podemos ver más imágenes del museo en las películas El código da VinciWonder Woman, 50 sombras liberadas y una serie de éxitos recientes que grabaron escenas memorables allí.

El gran triunfo de los Carter es ponerse en el centro de toda la Historia de la Humanidad como artistas negros en un edificio que simboliza el canon desproporcionadamente blanco del arte occidental. Merece la pena recordar que Will.i.am realmente hizo entonces mucho más en su video 2016 Mona Lisa Smile. La estrella de Black Eyed Peas no se limitó a sentarse frente a las pinturas del Louvre, implantó digitalmente su rostro en todas ellas haciéndose parte de la Historia.

Quizás no puedan llegar a hacer en el museo el “tour Carter” como ya hicieron con el “Tour Will.i.am” tras el éxito de su videoclip pero lo que es innegable es que Los Carter han hecho que el Louvre esté moviéndose por todas las redes sociales y que el interés del museo esté en alza. El video puede ser controvertido, pero si el próximo año ve un aumento en el número de visitantes, el Louvre tendrá que agradecer a Beyoncé y Jay-Z por ello.

Por lo pronto, el agradecimiento del Gobierno francés no se ha hecho esperar y llegó tan solo un día después vía Twitter, dirgido a la pareja de músicos por escoger uno de los museos más importantes del mundo como escenario para rodar su vídeo.

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuente: Telegraph

Foto de portada: comma.com.ua