Mujeres resistencia

 18101
Por Editorial marzo 24, 2020  más artículos

 

Aurelia Nebreda (89 años) escapó de Muskiz hace 8 décadas a Barcelona, donde perdió a su hermana en un bombardeo y consiguió huir más tarde a Francia.

Matilde Bustinza (84 años) siempre cuenta que nació en una cuneta y que su madre hubo de cortarle el cordón umbilical con una piedra.

Ana Maria Lejarza (84 años) sigue cocinando para más de 20 personas como lo hacían en El Verde, aunque a la mesa ya solo se sienten tres.

Ana Palma (92 años) de Montellano prepara mascarillas con su máquina de coser.

Angeles Flórez (101 años) sabe muy bien a qué huele Saturrarán y lo que significan las palabras clandestinidad y exilio.

Silvia García (92 años) recuerda perfectamente cómo gran parte de las mujeres de Meatzaldea se dedicaron al extraperlo, para poder sacar algo de dinero cuando la miseria arrasaba nuestro pueblo.

Nos han adiestrado tanto estos días que han llegado a convencernos hasta de que la vida de ellas vale menos que la nuestra "porque son mayores".

Esas "mayores" han dado de comer a generaciones enteras con 6 patatas y sin asaltar supermercados comprando papel higiénico.

Esas "mayores" saben que al pueblo lo salva el pueblo, porque así lo vivieron y así lo aprendieron, porque son conciencia de clase y símbolo de lucha diaria.

Esas "mayores" nacieron en guerra y a algunas se las lleva hoy una pandemia, sin haberse imaginado nunca que lo mas duro que les tocaría vivir fuera marcharse sin despedirse.

Así que dejemos de referirnos a ellas como "grupo de riesgo".

No se llaman así.

Llamémoslas por su nombre.

Si conociste a alguna de ellas, como conocí yo a la de la foto, seguro que ya sabrás que son y se llaman...

MUJERES RESISTENCIA.

 

Mensaje de Itziar Sánchez Gaubeka, nieta de la señora que sale en la foto, Martina.

 

 

Foto de portada: