'Cuando amamanto a mi bebé recuerdo lo asombroso que es mi cuerpo'

 1786
Por Editorial octubre 19, 2019  más artículos

 

Quiero compartir mi historia y esta imagen tan personal porque espero que pueda inspirar a otras que están pasando por una situación similar y que sepan que nunca se rindan ante sus sueños y que nunca eres demasiado joven para revisar tus pechos.

Al ser diagnosticada con cáncer de mama a los 26 años supimos que tener a un bebé saludable probablemente no sería posible, pero nuestra esperanza nunca se rindió. Después de años de quimioterapia y tratamiento hormonal, mi cuerpo claramente nunca se rindió porque después de solo un mes de mi primer ciclo, estuve embarazada. El sentimiento al escuchar el latido de nuestro bebé a las 6 semanas fue indescriptible. Todos nuestros sueños se estaban volviendo realidad, pero sabíamos que esos 9 meses no serían fáciles. Yo estaba al borde constantemente y preguntándome si sería capaz de proveer lo necesario para un bebé saludable. Me sentí increíblemente orgullosa de mí y de mi cuerpo cuando sostuve a mi bebé por primera vez entre mis brazos.

Debido a la mastectomía, solo uno de mis pechos produjo leche, así que es del doble del tamaño que el otro. Al principio yo era consciente de que esto sucedería, ya que era una asimetría obvia. De igual forma, cuando amamanto a mi bebé recuerdo lo asombroso que es mi cuerpo. Mi único pecho “funcional” ha sido capaz de producir suficiente leche para amamantar exclusivamente a Javi desde el día que nació, lo cual creo que es increíble. Para mí, no hay mejor sentimiento en el mundo que aquel mientras amamanto a mi hijo, sabiendo que jamás me rendí ante la esperanza de algún día sostenerlo en mis brazos.

Nuestro camino en la lactancia no ha sido el más fácil. Ambos hemos colapsado en ocasiones, pero para mí es una prueba de que con un poco de determinación y paciencia todo es posible.

 

Foto: Sophie Darwin Photography

Fuente: @unmodelodemama

Foto de portada: @unmodelodemama