Por qué ser exigente y perfeccionista te va a joder la vida

 3471
Por Elisabet diciembre 8, 2017  más artículos

 

En general, tendemos a vincular el perfeccionismo y la exigencia con algo que lleva a la consecución de resultados positivos: creemos que, cuanto más exigente y más perfeccionista es una persona, mayores van a ser sus éxitos. Y, en realidad, es así. Pero no es oro todo lo que reluce.

Ser exigente y perfeccionista te ayudará a alcanzar la gloria en todo lo que hagas, a ser top en cualquier ámbito: serás la mejor estudiante, la trabajadora más importante y más valorada por tu empresa, una campeona en tu deporte… Pero también te acabará destruyendo por dentro.

La mayoría de personas exigentes y perfeccionistas ven la autocaña como un modo de vida, pero darían lo que fuera por tener resultados más “mediocres” y ser felices en la vida. Esto es así por muchos motivos, ya que ser exigente y perfeccionista:

 

1. Te aleja de la gente a la que quieres

Tienes poco tiempo libre, y empiezas a dejar de lado a tus amigos, cada vez son menos continuas las quedadas, te pierdes acontecimientos importantes de sus vidas, te pierdes quedadas familiares… Y luego te arrepentirás, y sabes perfectamente que eso será así. Es muy triste cuando tus amig@s dicen: “¿Te acuerdas de esa noche que…?” “¿Y cuando fuimos de vacaciones y nos paró la policía?” “¿Y cuando estábamos haciendo una barbacoa y casi incendiamos la casa?”… Y tú no has compartido ninguna de esas anécdotas con ellos.

2. No te hace disfrutar de las pequeñas cosas

Siempre quieres más, siempre todo te parece poco, y siempre te centras en lo que te queda por conseguir y no en lo que ya tienes. Eres la insatisfacción continua, porque cuando consigues lo que quieres, tu felicidad dura un segundo, hasta que ya has fijado un nuevo objetivo por conseguir. No valoras lo verdaderamente importante: Hay que destacar cada pasito importante que das, y no pensar en lo que te queda por alcanzar.

3. Te hace ver la vida en modo “fracaso” y no en modo “éxito”

Siempre te falta algo que no has hecho, algo que no ha salido 100% como esperabas. Pero a lo mejor dejas de valorar que, de 10 cosas que has hecho, has conseguido 9. Pero una persona exigente y perfeccionista siempre se queda tocada porque ha habido 1 cosa que no ha conseguido.

4. Hace que te pierdas cosas verdaderamente importantes

Te perderás fiestas porque no puedes salir porque hay algo importante que te lo impide, quedadas con amigos, viajes de vacaciones, comidas familiares… Y habrás conseguido tus objetivos, pero habrás perdido demasiado por el camino.

5. Hace que hagas solo una cosa bien

Las personas exigentes y perfeccionistas se centran en hacer una cosa perfecta, y lo consiguen, pero a cambio de dejar miles de cosas por hacer. Y, seamos sinceras, a veces es mejor hacer 10 cosas medianamente bien, y avanzar (que el trabajo se nos acumula), que hacer 2 perfectas pero luego sentirnos agobiadas porque no nos cunde el tiempo.


“Deja de exigirte tanto y empieza a vivir una vida libre y feliz”

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest