Llantos

 2455
Por Q febrero 6, 2020  más artículos

 

El filo de la navaja la rozó levemente. El frío se instaló gravemente. Un alarido de dolor acontecía un sufrimiento mayor. Se resistía, pero eran varias quienes la retenían. Otras niñas la observaban con pavor en sus retinas. Una sangraba. Sus piernas desistían y se rendían al suelo acogedor de la tormenta ya pasada, la que ahora revolucionaba el alma de su hermana.

Le dijo, “Corre, aún estás a tiempo”, pero ella se mantuvo inmóvil. No huyó, no pudo. Eran varias quienes la sostenían y le abrían las piernas.

Segundos después, los alaridos se transformaron en llantos.

Ellas ya sabían lo que les esperaba. Y más llantos.

Hundió sus rodillas en la tierra, mientras las mujeres reían y celebraban alrededor. Ella sangraba.

—Felicidades, ya eres una mujer.

Nunca deseó más no haberlo sido.

Nunca deseó más mantener su cuerpo intacto.

Sus genitales mutilados le impedían respirar.

Las demás niñas, a un paso de ser como ella, lloraban desesperadas.

Pero, era su deber.

Y, entonces, solo llantos.

Historia de Question Femenina (Q - Pilar Mármol)

 

Foto de portada: @floroliveraw