Nunca se gesta a gusto a todxs

 3257
Por Q junio 26, 2017  más artículos

 

El primer día que traté el tema de la gestación subrogada en clase, la mayoría de rostros me indicaban que no tenían ni idea de qué les hablaba. A mí esto, señoras y señores, me entristece. Me entristece saber que el Mannequin Challenge haya sido la sensación del curso escolar y que los problemas sociales que en muchas ocasiones son TT se les pase desapercibidos. Cuando dije "vientres de alquiler", algunos cambiaron el rostro y algo habían visto por Twitter. Yo también lo había visto por ahí, por los colectivos feministas a los que sigo porque me parece toda una labor lo que hacen, una labor que admirar y defender. Es mi postura, no busco que tengas la misma que yo, pero sí que me leas o escuches (si así lo deseas) y que tú decidas hacia dónde te posicionas...

 

Para ello, puse en antecedentes a mis alumnxs explicándoles dicha práctica y los pros y los contras. Lógicamente, me decantaba hacia los contras. No puedo defender algo que solo con pensarlo me araña el alma. Y eso que no soy madre...

Aún así, leímos de todo, aunque se me acuse (solo por parte de algunos, lo que me reconforta) de no ser neutral, o de solo mostrar una de las caras. Para ello, comenzamos leyendo algunos artículos que dejaré abajo para quien quiera instruirse a ambos lados de la charca que se ha formado. Pasamos algunos días hablando del tema y buscando información. Un 26 de marzo, con mucho material ya analizado en clase, nos llegó un último artículo que sería el que iniciaría mi explicación sobre el tema en Question Femenina. Un artículo de Rebeca Yanke para El Mundo, titulado El debate que comienza en la terminología: gestación subrogada frente a #MiVientreNoSeAlquilaen el que leímos posturas diversas y terminamos de asentar ideas. Hablando sobre la feminista Aurora González, nos ofrecía sus palabras literales: "En el tema de la gestación por subrogación hay feministas que estamos a favor y entendemos que nosotras somos quienes tenemos que decidir qué hacer con nuestro cuerpo (ya sea para abortar o para gestar para nosotras mismas o para un tercero) y hay feministas que no opinan así. Creo que el tener puntos de vista diferentes sobre un tema, como por ejemplo este, en absoluto hace menos feminista a un sector o al otro. Sencillamente son puntos de vista diferentes. Creo que todas las visiones del feminismo que existen tienen un punto en común, que es el empoderamiento de la mujer como agente dentro de la sociedad y la igualdad de género en todos los ámbitos sociales de una forma absolutamente transversal".

Esta es la premisa que se nos quedó a todxs. El estar a favor o en contra no te hace mi enemigo. Sinceramente, no entiendo que defiendas esa idea como un derecho, pero si lo haces no voy a quererte menos. Siempre hablamos así en clase y se les da libertad para que opinen. Solo que en este tema, quizá más que en ningún otro, coincidimos al unísono. 

 
 

Llegué a mi casa ese día, tenía más de medio artículo montado y lo finalicé. La suerte de dirigir este proyecto es que puedo involucrarme con los temas que me interesan, con los temas que debemos tratar y debatir abiertamente, que debemos dar a conocer a los/las más jóvenes. Esa misma tarde publiqué mis reflexiones en Yo me apunto al hastag #MiVientreNoSeAlquilaDespués, continuamos con el curso normal de clase, vacaciones de Semana Santa y sintaxis, mucha sintaxis. 

El tema volvió a la palestra en abril. Almudena Grandes y muchxs más lo trataban en sus columnas. Y también llegó a la televisión cuando surgió la polémica Feria de gestación subrogada en Madrid. En las noticias solo veíamos a unas mujeres con sus pechos al aire defendiendo la libertad de todas. Nada más. Información la justa. Mala imagen para las feministas, toda y más. 

Llegaba el último trimestre y el último comentario de texto. Habíamos trabajado todos los temas propuestos desde primeros de curso, violencia de género, bullying, estándares de belleza, homofobia, xenofobia, machismo y feminismo. La corrupción política la reservamos para 2º de Bachillerato. Así que nos quedaba este, que además ya conocían y habíamos debatido en clase. Había que tratarlo, así que, siguiendo en la línea de este curso, elegí el texto de Grandes y cada unx por su cuenta lo trabajó desde casa, sin presión, con un mes de plazo de por medio, con exámenes, con más trabajos, pero sin presión, con tiempo para interiorizarlo todo. Y así fue, en junio comenzaron a llegar los comentarios y la sorpresa (La gestación subrogada analizada por alumnas y alumnos de Bachillerato).

No me esperaba tanto compromiso por parte de estxs jóvenes, pero así fue. Entendieron el mensaje de Almudena Grandes y de los demás artículos que seleccionamos como fuentes finales de análisis. ¿Y por qué ella? Porque este año seleccionamos a tres mujeres periodistas, Almudena Grandes, Maruja Torres y Rosa Montero, para analizar sus posturas en todos los aspectos sociales que podemos encontrarnos en el temido comentario de texto. Porque ella, en abril, escribió sobre el tema y volvió a recordarnos la necesidad de finalizar el curso con un último comentario sobre el tema. De hecho, este tema y el de la ley contra la violencia machista han sido los más tratados por los medios digitales (nuestro soporte de análisis) y, por ende, con muchas posibilidades de formar parte del examen de EVAU. Además, El País ha sido el medio estrella del análisis de esta prueba de comentario en Andalucía, aunque este año se han salido de la norma y han apostado por un artículo de Infolibre sobre corrupción política y burbuja inmobiliaria, en la que tampoco falta la crítica dura a la desigualdad e injusticia social que, evidentemente, no me lo invento, existe en todos los ámbitos.

Este fin de semana, Ciudadanos llevaba al Congreso la regulación de la maternidad subrogada y volvió la polémica en las redes. En realidad, la lucha por no llegar a la aprobación de una ley que protega esta práctica no ha cesado. Muchos colectivos feministas se han encargado de hacerse oír con campañas en Twitter mediante los hashtags
#MiVientreNoSeAlquila#NoSomosVasijas, #NoMeToquesElUtero.
 
">16 de junio de 2017

 

Todxs hemos pasado por el temido comentario de texto, aquel que tiene como finalidad despertar el espíritu crítico de las/los estudiantes, hacerles reflexionar, pensar y tomar firmeza en sus propias conclusiones. Todxs hemos tenido que hacer comentarios en los que se reflejaban los problemas sociales que nos hacen madurar, salir de la burbuja del conformismo y pensar, empatizar con el otro, con el que puede estar pasándolo mal mientras tú disfrutas de una posición privilegiada, de tu maravillosa zona de confort. Así lo he entendido siempre y así lo expongo en mis clases. 

Mis alumnxs, ha quedado demostrado, son seres reflexivos, que han pasado más de un mes preparando sus conclusiones, sacando materiales. No puedo reproducir los trabajos al completo, solo algunas conclusiones rotundas que me han dejado alucinada, de cómo estos chicxs han sido capaces de interiorizar tan claramente la idea y que los/las mayores no lo veamos o no queramos verlo porque no interesa.

  

Pero claro, la polémica es la polémica y nunca llueve a gusto de todxs. Ni yo lo pretendo, que quede claro. Solo me expreso desde mi medio a título personal y saco las conclusiones que apoyen mi postura, tal y como hace cualquier otro comunicador en su medio. De hecho, tenemos variedad, colaboradoras que aportan distintos puntos de vista y a las que todas defendemos, pues estamos con Aurora González, todas buscamos lo mismo, el empoderamiento de la mujer. No se es más o menos feminista. El Feminismo no es una peste que erradicar y otras barbaridades que he escuchado y que me agotan la paciencia y la esperanza. 

Después de encontrarme algunos comentarios negativos sobre el artículo que publiqué ayer en el que reunía una serie de conclusiones de algunxs de mis alumnxs, cosa que no me molesta, sino todo lo contrario, pues veo necesario generar el debate y atender a todas las posturas sin faltar el respeto y sin insultar, que un antiguo alumno me ofrezca su propia conclusión y vuelva a sentir la emoción de debatir con él como lo hacíamos en clase, me ha empujado a escribir más sobre este tema que tantos quebraderos de cabeza está dando, a intentar exponer mi punto de vista, y el suyo, sin que se me acuse por hacerlo, sin generar odio. 

 

Esta mañana, sin ir más lejos, llegaron a mí estas palabras de este buen amigo y ex alumno: "Comentarte que unos de tus últimos post no me gusta ni un pelo, es que me está ardiendo el cuerpo por dentro, te lo comento a ti porque paso de pelearme con feministas que solo ven el vientre de alquiler como mercantilizar a la mujer y porque solo quiero decírtelo a ti como algo personal. Te contradices mucho porque no entiendo tanto apoyo al colectivo LGTBI y ahora este post. Entiendo que tiene que haber de todo y de todas las opiniones, pero para mí en ese post solo pensáis en las feministas extremas y los comentarios de texto de tus alumnos son muy buenos, pero solo se refieren a parejas heterosexuales y que sino pueden tener hijos que adopten... Pues no, hay parejas homosexuales que quieren tener hijos y, ¿qué pasa? Las lesbianas feministas van, pagan y se hacen una in vitro y listo. ¿Qué pasa? ¿Que por ser hombre y homosexual no tengo derecho a tener un hijo biológico? Entiendo que pueda llegar a ser un mercado para mafias, pero si se controla y se hace legal no lo será tanto. En Estados Unidos está muy controlado ese tema, otra cosa es Sudamérica que ya sabemos por donde se pasan esos políticos las leyes... Pero es una pena que yo en un futuro si no tengo un buen trabajo y bien pagado no podré ser padre biológicamente porque es mucho dinero alquilar un vientre en USA, y qué coraje que la naturaleza solo deja a la mujer ese poder y esa decisión de ser madre o no. ¿En serio que ni uno de tus alumnos hizo un comentario de texto a favor de la gestación?"

A esta última pregunta, mi respuesta es no. El por qué lo desconozco, aunque conociéndome como me conoce este amigo, sabrá perfectamente que no presiono a mis alumnxs y que cada unx es libre de escribir lo que quiera. Ahora, que lo hagan sin ton ni son solo por contentarme... De esos también he corregido, pero no los incluyo porque solo sirven para salir del paso si lo consiguen. He seleccionado los que me han resultado más motivantes, más refrescantes y más esperanzadores de que lxs jóvenes tienen mucho más masa gris que muchxs que intentan dirigir este país. 

Mi respuesta ante el apoyo del colectivo es clara. Apoyamos al colectivo al completo, me da lo mismo la orientación de las personas y, por ello, las apoyo como seres humanos. El hecho de no ver moralmente correcto que una mujer tenga que dar a luz a un hijo para una pareja (del tipo que sea) no me hace, como ya he dicho, ni menos feminista ni homófoba. No confundamos términos y no frivolicemos con el tema. Hablamos de parejas (ya sean o no homosexuales) y el hecho de que esas parejas con unas buenas condiciones económicas pueden permitirse comprar un hijo. Pero, yo le pregunto, ¿y si ese hijo trae alguna deformación o enfermedad? ¿Lo vas a querer o vas a pedir el ticket de devolución? 

Mi respuesta a las demás cuestiones, se resume en todo lo expuesto anteriormente aquí y en los otros artículos. Le comento que yo no soy una incubadora, ninguna mujer creo que deba serlo. No puedo compararlo con la fecundación in vitro, ni como la donación de óvulos. Es un negocio más a costa de la pobreza y necesidad de las mujeres, de la idea renovada de que somos "barrigas solidarias", que es por un bien social. Y que tener un hijo no es un derecho, es un deseo y los deseos no siempre se pueden cumplir, y menos a costa de la explotación de alguien, sea hombre o mujer. No nos vamos siempre a lo mismo, que si el Feminismo, que si esto y lo otro.

Mi amigo continúa con su exposición, totalmente válida, pues al fin y al cabo, es su opinión: "Sí, Q, pero te pones en la situación de la mujer. Si yo quiero ser padre biológico y una mujer quiere prestarme su vientre, ¿qué mal hay? Yo a esa mujer no la estoy despreciando, y te aseguro que la mayoría de mujeres que conozco me lo prestarían y sin dinero." 

Y yo le contesto: "Obviamente me pongo en el lugar de la mujer. Primero, porque es lo que soy y, segundo, porque como ser humano, si fuese al hombre al que quisieran convertir en un armario de conservas, tampoco estaría de acuerdo. Pero, por desgracia, es a la mujer a la que se la ha oprimido desde que el Hombre es Hombre... Como siempre, estamos ante la maravillosa visión del rico beneficiándose de la "libre elección" del pobre. Y luego, yo soy la hipócrita. Me gustaría ver cuántas amigas se quedarían embarazadas llegado el momento y, si así es, me alegraría por ti, eso no lo dudes, aunque el método usado no sea de mi agrado ni esté a favor de ello. Solo aporto mi opinión y la de muchos otros periodistas y profesionales, gente de la calle, que piensa como yo. Incluso, el Comité de Bioética se ha negado, al igual que hizo en su día con el tema de la clonación humana. Afortunadamente, no ando sola en esto."

 

Él continúa su exposición: "No sé, Q, si un ser querido quiere prestarme su barriga no sé qué mal hay en eso. Entiendo que es un debate muy complejo, pero no me parece justo que se le facilite a las mujeres la fecundación in vitro y para los hombres no haya ningún medio posible. Solo espero que sea legal en unos años, porque si no lo es a día de hoy es por un grupo de feministas. Y lo peor de todo es que la mayoría de feministas son lesbianas y, si no, mujeres heteros que reniegan de los hombres por alguna mala experiencia con ellos, (yo sé que tú eres feminista y q quieres a tu novio, pero sois pocas dentro de ese colectivo) y por culpa de ese colectivo seguramente tenga que ir en unos 15 años a USA a gastarme un dinero que me ahogará y todo por cumplir un deseo, o como quieras llamarlo, que creo que me pertenece tanto como a una mujer. Si mi pareja y yo somos fértiles y podemos tener hijos, ¿por qué no tenerlos? Las lesbianas también necesitan de nuestro esperma para engendrar. Esto es un asunto de ambos sexos. No puede decir solo uno y otro. Es como ese comentsrio de que si es vientre de alquiler pone en peligro el cuerpo y la vida de la mujer, pero si la mujer lo tiene con su pareja es la mejor experiencia de su vida."

Y yo le contesto: "Así es, puesto que ha gestado a su hijo, no al hijo de otro, no un embrión que ha pasado dentro de ella 9 meses de su vida, con el que ha creado lazos por mucho que me digas que no es su hijo biológico, pues está creciendo en ella. Además, un embarazo es una putada sea como sea, pero con el extra que después de todo sacrificio y riesgo sea para el disfrute de otra persona... No sé, yo también pasé por mis momentos de duda, por mis momentos de pensar en la tolerancia absoluta, del todo vale, de mientras todos seamos felices, todo está bien. Pero el problema es que así solo somos felices nosotrxs, lxs privilegiadxs, lxs que podemos costearnos (aunque sea con sacrificio) ir a EEUU y traernos un niño a la carta, sin mayor responsabilidad, con contrato de por medio y por unos pocos euros, menos de lo que te vale una casa y seguro que hasta con mejores garantías. Por un grupo de feministas, tú ahora disfrutas de muchos privilegios, no deberías olvidarlo, y tampoco deberías olvidar la frase de "Todos deberíamos ser feministas", apoyarnos y no crearnos enemigos por donde pasamos. Y decir que las feministas son lesbianas, con eso flipo. Menos mal que cada día somos más y se va normalizando. Yo muchas veces me quejo de la moda del Feminismo, pero después me alegro de que esté llegando tan lejos gracias a que cada vez más gente, entre ellos famosxs hablan sobre el tema y se involucran con visibilizar el movimiento".

Él me dice: "Vete a un colectivo LGTB, verás lo que te dicen sobre las feministas. De hecho, un amigo al que le he pasado tu artículo me ha dicho que no me meta en el debate porque no merece la pena, ellas piensan así y no van a cambiar de opinión. Me jode que no pueda ejercer mi derecho de ser padre porque un grupo de mujeres no quiera."

Yo le respondo a base de audios y él me contesta igual. Cuando el argumento es etiquetar o menospreciar a una persona por su orientación sexual, mal asunto. Al final nos matamos entre nosotros sin razón. Nos llamamos por teléfono y continuamos un rato más. Intentamos llegar a un consenso, aunque es imposible hacerle cambiar de opinión a alguien que tiene las cosas claras, y es lo que nos estaba pasando a nosotros.

Al fin y al cabo se trata de eso, exponer cada idea e intentar argumentarla mejor que tu adversario lingüístico. Toda una aventura a la que merece agarrarse siempre que hay ocasión. Yo le digo que esto me ha movido todo, que sigo convencida de mi postura, pero que entiendo la suya, aunque jamás la podré compartir. Que lo quiero, eso es lo primero, y que una opinión no me va a hacer cambiar cómo lo veo a él, como un amigo, de los buenos. Se alegra ante la noticia que escribiré nuestra conversación, pues estoy convencida que el comentario de su amigo sobre las feministas o sobre lo de no entrar al debate no es la mejor manera de intentar progresar juntos, porque es más que necesario generar este debate, porque es más que necesario remar todos juntos como seres humanos, mucho más por encima de hombres y mujeres. 

 

Y así, lo más rápido que he podido, he mostrado dos caras de la misma moneda, el ser humano, de la forma más cotidiana posible, de las que comentamos con amigxs y familiares relajadamente, sin muchos tecnicismos ni datos, pero con muchas verdades de cada lado. Por último, me ha preguntado cuándo tengo un hueco libre para tomarnos unas cañas. Eso es lo mejor de todo esto, que después de exponer nuestras posturas, miramos más adentro, miramos a las personas. No son necesarios ni los insultos ni las malas palabras, ni los gritos ni el no querer escuchar y solo imponer nuestra verdad". Creo que ha sido la mejor forma que he tenido de hacer lo que me pedía este amigo sin traicionarme a mí misma.

 

Espero que te guste, te llamaré X, solo esta vez, para que tú me entiendas.

Nos van a llover las críticas, X, por ambos lados, pero que no te importe, solo así, creando este bonito debate podemos avanzar hacia un progreso. Si es equivocado o no, lo sabremos durante el camino. Al menos sabemos que lo surcaremos juntos, aunque eso sí, debatiendo siempre, que es lo que nos gusta.

Además, acuérdate que nunca llueve a gusto de todxs, y con la lucha y la gestación no iba a ser menos. 

 

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes! 

 

Fuentes analizadas:

elconfidencial.es / Sí a la gestación subrogada
el español.com
Opinión de El País sobre la gestación subrogada

 

Foto de portada: pinterest