La carta de Emma Watson a una mujer que murió por no poder abortar

 2808
Por Q octubre 5, 2018  más artículos

La actriz y activista feminista Emma Watson ha compartido en su cuenta de Instagram la carta a favor del aborto en Irlanda del Norte, publicada por la revista Porter, donde en una entrevista le preguntaron sobre Savita Halappanavar, una mujer india que murió en 2012 a causa de una infección sobevenida tras la negación de practicarle un aborto, con 17 semanas de gestación y un pronóstico claro sobre la imposibilidad del bebé de sobrevivir.

El caso de Savita fue uno de los mayores ejemplos que usaron las mujeres irlandesas en su constante lucha por el aborto y que logró cambiar la ley de ese país.

El 25 de mayo se realizó en Irlanda un referéndum que concluyó con la derogación de la Octava Enmienda de la Constitución, que protegía el derecho a la vida de la madre y del bebé por nacer. Con esta decisión, el Gobierno de Irlanda podrá modificar las leyes para permitir el aborto hasta las 12 semanas de gestación, llegando hasta las 24 semanas en algunos casos.

"Aún queda mucho trabajo por hacer. Se necesita el aborto gratuito, seguro, legal y local en todo el mundo", E.W.

"No querías convertirte en el rostro de un movimiento. Querías una intervención que te salvara la vida (…) Con una promesa para las fallecidas y un grito a la sociedad, decimos: 'Nunca más'. Pero rara vez la justicia prevalece para aquellos cuyas muertes llegan a simbolizar la desigualdad estructural", E.W.

Cuando Halappanavar ingresó en el hospital se enfrentó a un aborto involuntario inevitable. En ese momento, se detectó un latido del corazón del feto y los médicos optaron, por esperar a que naciera naturalmente en lugar de inducirle el parto.

Watson no ha sido la única activista proaborto que ha afirmado que Halappanavar habría sobrevivido si se hubiera practicado un aborto clínico. Sin embargo, una investigación reveló poco después que su muerte no fue a causa del aborto espontáneo, sino de la inacción de los médicos que la habían tratado. Su bebé nació muerto tres días después, el 24 de octubre de 2012. Según la investigación, Savita murió de una falla multiorgánica por choque séptico debido a una infección cuatro días después del nacimiento de su bebé.

Querida doctora Savita Halappanavar,

No querías convertirte en el rostro de un movimiento; querías poder someterte a un procedimiento que habría salvado tu vida. Cuando se supo de tu muerte en 2012, el llamado urgente de los activistas irlandeses a revocar la octava enmienda de la Constitución irlandesa retumbó en todo el mundo. Todo el tiempo, cuando nuestras comunidades a nivel local y global lloran por una muerte injusta que es consecuencia de una injusticia social, lo que hacemos es rendir tributo, movilizarnos y proclamar: descansa en el poder. En una promesa a los que se han ido y en un llamado a la sociedad a manifestarse, coreamos: nunca más. Pero es raro que realmente se haga justicia por las muertes que han llegado simbolizar la desigualdad estructural. Es aún más inusual que haya una histórica victoria feminista que inspire la lucha por los derechos reproductivos en todo el mundo.

Tu familia y amigos fueron amables y galvanizantes al compartir tu memoria. Nos dijeron que eras apasionada y vivaz, una líder natural. Escuché que ganaste el premio a la bailarina de la noche en Diwali (festival hindú) en 2010, pudiendo coreografiar rutinas de baile para los niños de tu comunidad. Vi un vídeo donde apareces bailando en el desfile por el Día de San Patricio en Galway (ciudad irlandesa) de 2011 y me emocioné hasta las lágrimas con tu sonrisa de mil watts y tu entusiasmo palpable. Compartiendo su duelo y esperanza con el mundo, tu familia apoyó públicamente la campaña Together for Yes (que exigía el derecho al aborto en Irlanda). Celebrando la revocación (de la enmienda), tu padre expresó su “gratitud a la gente de Irlanda”. A su vez, oí a los irlandeses decir que le debían mucho a tu familia.

Un mensaje en tu memorial en Dublín decía que “debido a que tú duermes, muchos de nosotros hemos despertado”. Que fue un llamado de atención a una nación completa el hecho de que la octava enmienda valorara más la vida de un feto que aún no ha nacido por sobre la de una mujer ya viva. Para ti, y para todos aquellos que se vieron forzados a viajar al Reino Unido para acceder a un aborto legal y seguro, la justicia fue difícil de ganar. Desde Argentina hasta Polonia, las leyes que restringen el aborto siguen castigando y poniendo en peligro a niñas, mujeres y gente embarazada. En tu memoria, y por nuestra liberación, continuaremos la lucha por la justicia reproductiva.

Con todo mi amor y solidaridad,

Emma Watson.

 

Esta no es la primera vez que Watson defiende y promueve el aborto. En 2014, ayudó a lanzar la campaña “HeForShe” para las Naciones Unidas, a favor de esta práctica. A lo largo de los años, la actriz ha utilizado su posición para dar visibilidad al discurso de igualdad de género y para hacer una brillante labor pedagógica, explicando que el feminismo no es un arma con la que atacar a los hombres, sino que es una ideología que defiende que las mujeres tienen los mismos derechos que sus compañeros. 

Para Emma, ambos géneros son “partes de un mismo espectro y no dos ideas opuestas” para “dejar de definirnos por lo que no somos y empezar a definirnos por lo que somos como personas para poder finalmente ser libres".

 

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuente: elpais.com

Foto de portada: elpais.com