El príncipe azul no existe

 4380
Por Q agosto 3, 2016  más artículos

 

Desde pequeñas soñábamos con ese príncipe azul que tan bien nos vendía Disney, que representaba el ideal de hombre perfecto, de hombre atento únicamente a su princesa, valiente, audaz, protector y siempre dispuesto a acompañar a su damisela a todas partes. En los cuentos del fabuloso creador de animación, no hay cabidas para esos problemillas. El príncipe iba cortado a la medida de su bella amada.

 

Pero esa medida no es del todo objetiva, ni clara. El productor de sueños encantados no nos informó de todo lo demás. Sí, de todo lo que viene a partir de "Vivieron felices y comieron perdices"... De dónde habrán sacado esta expresión tan poco acertada... Bueno, lo de felices, muchos lo consiguen, otros solo se quedan a medio camino, pero viven bien en esa parada. Algunas otras parejas de cuento terminan matándose y el cuento se termina. Mientras todo esto sucede, se come de todo, no solo perdices.  

 

 

¿Y qué conclusión sacamos? Sinceramente, no existe el príncipe azul. La Factoría Disney nos la jugó a todas hace ya mucho, y lo sigue haciendo.

¿Por qué? Porque nos encantan las historias de amor, los finales felices, los romances, las caricias, las miradas, las palabras, los besos. Porque es lo que nos han inculcado toda la vida, a ser las princesas que esperan a sus príncipes.

Nos han hecho crecer con estas historias, las cuales rememoramos con ternura pero que, en realidad, han hecho mucho, pero que mucho daño en las niñas de toda una generación. 

¿Y si el cuento está cambiando y ya no nos dejamos atontar por historias de príncipes y princesas? El cuento lleva cambiando mucho tiempo, solo que parece no interesar mostrar esa diversidad en la gran pantalla, y menos aún enfocado para un público infantil. Parece ser mucho más rentable ignorar la realidad, ignorar las princesas que aman a otras princesas, los príncipes que viven historias hermosas con otros iguales a ellos. También parece no gustar el cambiar el rol de la mujer y seguir siendo esa dulce muchacha que canta, baila y disfruta del amor de su vida. Poco a poco, vamos viendo algo de carácter en las nuevas historias Disney, vamos encontrándonos guiños con protagonistas más rebeldes, más adelantadas a la época medieval que lucen tanto en sus caracterizaciones, como en sus costumbres estereotipadas y anticuadas. Poco a poco, algún día, Disney cuente a nuestras niñas la auténtica realidad, que somos princesas, princesas guerreras, imbatibles, únicas, imbencibles y que amamos a quien nos da la gana, cuando nos da la gana y hasta que nos separe la vida. 

Fin

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!  

Foto de portada: we heart it