¿Dónde están las curvas?

 1346
Por Nieve Cruda mayo 31, 2017  más artículos

 

Hace un par de meses, las redes sociales se revolucionaban con el cartel promocional de la campaña de Zara "Love Your Curves". Para los que no sabéis este cartel mostraba dos supuestas chicas adolescentes o preadolescentes de espaldas con la cabeza girada hacia atrás y medio cuerpo en escorzo. Aún sigo preguntándome cuáles son las curvas que debían de amar esas chicas ya casi entradas en la fisonomía adulta, cuando sus cuerpos mostraban rasgos casi infantiles. Aún las recuerdo cuando en esta nueva temporada, vuelvo a ver las mismas curvas casi inexistentes y más campañas promoviendo humo en torno a las modelos curvy, en las que como mucho muestran en una foto promocional, para después seguir ofreciéndonos un canon muy poco versátil de la entendida como única y aceptada socialmente belleza femenina. 

En la génesis de los trastornos alimentarios como son la anorexia y la bulimia, tenemos que considerar los factores socioculturales. La autoestima va ligada al deseo de la delgadez extrema. La media sigue reforzando ese deseo y ese anhelo. Pero no nos engañemos, detrás de toda esta campaña el factor x es puramente económico más que estético. Un cm o dos de tela no puede variar mucho el beneficio en dos unidades de producto. Pero, los miles de kilómetros de tela que se ahorran en la producción de las colecciones les aporta pingües beneficios a costa de generar enfermedad.

Los trastornos alimentarios representan la tercera enfermedad crónica más común entre la población de pacientes adolescentes. Y entre las causas está la presión social generada a través de la media por el lobby de las grandes cadenas de moda. Y, ¡ahora sí! Vamos a entrar en harina, como diría mi madre.

  QFem

Las medidas de un patrón de talla 38 son 88 centímetros de pecho, 68 de cintura y 96 de cadera. Bajo estos parámetros trabajan como talla mínima, lo que equivaldría a una talla XS real, los estudiantes de diseño de dos de las escuelas más punteras en Barcelona, la Escola Superior D´Art i Disseny Llotja y el Instituto Europeo del Diseño (IED). Ellos afirman que aunque la talla 36 es la que se ha impuesto como talla mínima, no es adecuada para una mujer real de la calle. Inditex inicia el tallaje de sus prendas en la 34.

Alrededor de la imagen de la mujer se ha generado una industria brutal, enorme, que genera millones de euros al año. Publicaciones, suplementos alimenticios, todo tipo de fármacos químicos o naturales, ejercicios, gimnasios, fajas que te reducen no sé cuánto, terapias, terapeutas para tratar la ansiedad y la baja autoestima que la frustración por no llegar a esos cánones genera, más fármacos para tratar las disfunciones emocionales o psicológicas, y así un largo etcétera.

Una cárcel devoradora de la que no escapamos ninguna o casi ninguna en algún momento u otro de nuestra vida.

Hace una semana, una trabajadora de Zara me comentaba que no entraba en una 38 de la colección perteneciente a TRF, que es la sección para chicas jóvenes. Ella no había ganado peso; debido a unas jornadas intensivas de estrés incluso había perdido. Su talla siempre ha sido la 36 de la sección Mujer. Si esta mujer no tuviera una autoestima bien construida, habría interiorizado que había ganado kilos. Si esta mujer, además, tuviera complejos o un problema de autoimagen, se habría culpado a sí misma y no a la industria de añadirle centímetros de más a su figura.

Otra amiga me dijo que está aburrida de que en su grupo de amigas solo se hable de la dieta milagro de turno, de cremas revolucionarias, de estiramientos faciales u operaciones de pecho, porque parece ser que a partir de los 25 años ya no eres joven y que solo siendo joven o aparentando serlo se es útil como mujer o valiosa (burrada donde las haya, pero realidad fresca de cada día y de cada grupo de chicas).

Así que os propongo un challenge: cada vez que cualquier cadena saque colección nueva, llevad una cinta métrica con vosotras y comprobad si los centímetros de la ropa se corresponden a la veracidad y las tallas correctas.

 

Un último consejo...

Come de todo, equilibrado y a ser posible 5 veces al día. No para estar delgada sino para nutrir tu cuerpo. La última salvajada que escuché al respecto es la de una persona que se alimentaba con 5 unidades de frutos secos diarias mezclados con 4 litros de agua.

Muévete…. Como quieras. Corre, anda, nada, baila, aunque sea en el salón de tu casa. Haz que tu cerebro genere endorfinas que te ayuden a mantener el equilibrio.

Lee… lo que gustes, donde te apetezca… Como si lo haces en tu sesión matutina de wc pero, nutre tu espíritu.

Y no te olvides de practicar la mejor dieta: la del colibrí, quererte mucho y pensar más en ti.

 

Y antes de irte, recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: huffingtonpost.es